Diferencia entre revisiones de «Récord mundial»

No hay cambio en el tamaño ,  hace 1 año
m
Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores)
(spam)
m (Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores))
En la primera mitad del siglo XX, con el desarrollo de la motorización, tuvo gran difusión el logro de diversos récords de velocidad o distancia recorrida por todo tipo de vehículos, especialmente automóviles o aviones. Estas marcas suponían un motivo de orgullo para las naciones de los pilotos que los conseguían, que se convertían en auténticas celebridades (como el piloto automovilístico y motonaútico británico sir [[Malcolm Campbell]], o el célebre aviador [[Charles Lindbergh]]). Fue a partir de los años 1960 cuando en estas especialidades empezó a primar el interés publicitario de los fabricantes de estos vehículos o de sus componentes. El continuo progreso de las marcas hasta los años 1970, provocó que la inversión económica y tecnológica para batir este tipo de récords de velocidad se haya hecho casi insostenible, dificultando la consecución de nuevas marcas. Así, por ejemplo, el [[récord de velocidad en tierra]] vigente en 2017, data de hace 20 años (fue establecido por el [[Thrust SSC]] en 1997, con 1228 km/h).
 
En el campo de los deportes olímpicos, la consecución de récords mundiales se convirtió en un asunto objeto de los medios de comunicación de masas a partir de los años 1950, con la progresiva popularización de las retransmisiones televisivas de los Juegos Olímpicos y de los Campeonatos del Mundo de diversas especialidades. Así, se convirtieron en noticias de primera página proezas deportivas como el récord de 1954 en los 10. 000 m del cheko [[Emil Zatopek]] (primer atleta en bajar de los 29 minutos); las cuatro medallas de oro en cuatro juegos consecutivos del discóbolo estadounidense [[Al Oerter]]; el legendario récord de salto de longitud del atleta estadounidense [[Bob Beamon]] en México 1968 (con una marca de 8,90 m, que perduró durante 22 años); las 7 medallas de oro del nadador estadounidense [[Mark Spitz]] en Múnich 1972; los duelos en la prueba de los 1500 m de los corredores británicos [[Sebastian Coe]], [[Steve Cram]] y [[Steve Ovett]]; los logros del velocista y saltador estadounidense [[Carl Lewis]]; las continuas mejoras en los récords en salto de pértiga del ucraniano [[Serguéi Bubka]] y de la rusa [[Yelena Isinbáyeva]]; o las impresionantes series de récords y de victorias del nadador estadounidense [[Michael Phelps]] o del velocista jamaicano [[Usain Bolt]].
[[Archivo:Usain Bolt after 200 m final Beijing 2015.jpg|200px|thumb|left|[[Usain Bolt]] tras la carrera final de los 200 m en Pekín 2015. Poseedor de los ŕecords mundiales en las pruebas de los 100 m y de los 200 m.]]
En 2008, el ''Institut de recherche biomédicale et d'épidémiologie du sport'' (IRMES) llevó a cabo un estudio sobre la evolución del rendimiento en las pruebas olímpicas mediante el análisis de 3263 récords mundiales en 158 disciplinas olímpicas desde los primeros [[Juegos Olímpicos de Atenas 1896]]. El ''IRMES'' concluyó que los atletas tendrán cada vez más dificultades en los próximos años para afrontar el reto del lema olímpico "Citius, Altius, Fortius".<ref>{{fr}} {{cita web
514 614

ediciones