Diferencia entre revisiones de «Calendario mexica»

1 byte añadido ,  hace 3 meses
m
Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores)
(Enlace interno)
m (Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores))
Metodológicamente, la utilización de información externa, más que ayudar, nos plantea nuevas direcciones metodológicas pues genera más huecos de los que pretende cerrar. Así, por ejemplo, la comparación con los sistemas cronológicos usados en el [[área maya]], los cuales sufrieron adaptaciones y modificaciones y que incluso, en la actualidad aún carecen de un consenso en cuanto a su correspondiente con el sistema europeo. No debería recurrirse a ellos pues la información solo constituye una base teórica que a final de cuentas se presta para "información espejeada" por los mismos autores desde distintos ángulos, es decir, de auto referencia pero ninguna sostenible de manera individual.
 
Unos pocos años después surge la nueva generación de investigadores, quienes cuestionan y comienzan con nuevos enfoques para entender el calendario. En [[1969]] una joven [[Johanna Broda]] retoma la versión colonial del inicio el [[2 de febrero]] de Sahagún, desde entonces, ha sostenido y validado su postura que los antiguos nahuas realizaban ajustes para mantener el ciclo de la fiestas armonizado con el año trópico. En [[1971]] VictorVíctor Manuel Castillo Farreras hace una revisión de las fuentes para demostrar la existencia de correcciones periódicas. El geógrafo alemán [[Franz Tichy]] ([[1976]]) aplica nuevas tecnologías en el estudio de la arqueología, siendo pionero en las descripciones arqueoastronómicas (ciencia que se consolida en esta década), lo que combina con la revisión de las fuentes para de manera similar llegar a las conclusiones de Broda, que le dan validez a la correlación sahaguntina.
 
En 1976 un también joven [[Michel Graulich]] propone que todo el sistema calendárico nahua está desfasado debido a la falta de ajustes periódicos similares al bisiesto, queriendo establecer que el origen y uso original de este calendario tuvo vigencia a partir de los años [[680]]-[[683]], cuando para él, el año comenzaba en la veintena de ''ochpaniztli'' en abril después de los ''nemontemi'' de ''xocotl huetzi''. Esta reconstrucción hipotética dentro de la misma información colonial es insostenible, por un lado, por el otro plantea todo un conjunto de interrogantes que el autor no supo superar.<ref>Kruell 2019: 173.</ref>
55 812

ediciones