Diferencia entre revisiones de «Antropogonía»

33 bytes añadidos ,  hace 11 meses
Etiquetas: Revertido Edición desde móvil Edición vía web móvil
Etiquetas: Revertido Edición desde móvil Edición vía web móvil
Los [[sumerios]], instalados en la [[Baja Mesopotamia]], crearon varios relatos para la creación del hombre; en todos ellos aparece como siervo -aunque no esclavo- de los dioses. Ante la carencia de cuidados y atenciones, los dioses crearon a los hombres para que les hicieran templos, les confeccionaran vestidos y les consiguieran comida. Nammu creó al hombre con la arcilla del Abzu. Otras narraciones cuentan que el hombre brotó de la tierra igual que las plantas.<ref>Federico Lara Peinado, ''Himnos sumerios'', Tecnos, 1988, Estudio preliminar, pág XXXVI y ss.</ref>
 
== La creación del hombre en la antigua Grecia ==
Existen varias historias relacionadas con la creación del hombre en [[Antigua Grecia]], la historia [[Pelasgo (hijo de Gea)|Pelasgo]] -el primer hombre-, la historia sobre las cinco edades o razas del hombre, ella mitohistoria de [[Deucalión]] y [[Pirra]] y ella mitohistori del [[Titán (mitología)|titán]] [[Prometeo]], amigo de los hombres, para quienes robó el fuego a los dioses.<ref>[http://web.usal.es/~hvl/Mitos/antropogonia.htm Antropogonía griega, Henar Velasco López, Universidad de Salamanca] {{Wayback|url=http://web.usal.es/~hvl/Mitos/antropogonia.htm |date=20120630191946 }}</ref>
 
En ella mitohistoria de los [[Pelasgos]], el primer hombre que brotó de la tierra de [[Arcadia]] es Pelasgo, a él siguieron otros ''a los que enseñó a construir cabañas y a alimentarse de bellotas, y a coserse túnicas de piel de cerdo''.<ref name=mitosgriegosGraves>[http://books.google.es/books?id=ogVPdO3z2p0C&printsec=frontcover&dq=los+mitos+griegos&hl=es&sa=X&ei=KXxKT7-PAciChQfgo_meDg&ved=0CDsQuwUwAA#v=onepage&q=los%20mitos%20griegos&f=false Robert Graves 81981), ''Los mitos griegos'', Ariel, 2007, pág. 9 y ss.]</ref>
 
Según cuenta [[Hesiodo]],la el mitohistoria de las cinco edades o razas del hombre indica que, como un fruto más, los primeros hombres nacieron espontáneamente de la [[Tierra]] como súbditos de [[Crono]]. Estos primeros hombres fueron la denominada raza de [[oro]], vivían sin preocupación, no envejecían y eran inmortales y desaparecieron. Vino la raza de [[plata]], comedores de [[pan]], creados también por acción divina. Estaban sometidos a sus madres y eran pendencieros. [[Zeus]] los destruyó a todos. Vino después la raza de [[bronce]], nacieron como frutos de [[fresnos]], comían carne además de pan y eran guerreros e insolentes. La [[peste]] se los llevó a todos. La cuarta raza también era de [[bronce]], aunque más noble y generosa, habían sido engendrados por dioses en mujeres mortales. Lucharon por [[Tebas (Grecia)|Tebas]], son héroes y habitan los [[Campos Elíseos (mitología)|Campos Elíseos]]. ''La quinta raza es la raza actual de hierro, descendientes indignos de la cuarta. Son degenerados, crueles, maliciosos, lujuriosos, malos hijos y traicioneros''.<ref name=mitosgriegosGraves/>
 
En ella mitohistoria del [[Titán (mitología)|Titán]] [[Prometeo]] se cuenta que cuando ya estaba todo creado faltaba la criatura que pudiera albergar dignamente el espíritu. Prometeo bajó a la Tierra y cogiendo [[arcilla]] modeló una criatura a imagen de los [[dioses]]. Para animar esa arcilla modelada pidió a todos los animales cualidades, buenas y malas, y las encerró en el pecho de la figura. la [[Olimpo|olímpica]] [[Atenea]], diosa de la sabiduría y amiga de Prometeo, quedó admirada e infundió en la figura el hálito divino.<ref>[[Gustav Schwab]], Las más bellas leyendas de la antigüedad clásica, Gredos, pág. 37</ref>
 
ElLa mitohistoria de [[Deucalión]] (hijo de Prometeo) y su mujer [[Pirra]] cuenta como éstos se salvaron del diluvio provocado por la ira de Zeus, al construir una balsa en el monte [[Parnaso]] que les permitió su salvación. Zeus finalmente se apiadó y paró el diluvio. [[Deucalión]] y [[Pirra]] pudieron finalmente bajar a tierra y vieron que no quedaba ninguno de su especie. Ante un templo a Temis suplicaron la regeneración de la raza exterminada. La diosa Temis respondió: ''arrojad detrás de vosotros los huesos de vuestra madre''. Entendió Deucalión que se refería a la gran madre Tierra, por lo que fueron arrojando piedras que fueron convirtiéndose en humanos; las que arrojaba Deucalión tenían forma humana masculina y las que arrojaba Pirra forma femenina. Así recuerda el hombre la tosquedad y dureza de donde procede.<ref>[[Gustav Schwab]], ''Las más bellas leyendas de la antigüedad clásica''. Gredos, pág. 45-48</ref>
 
== La creación del hombre en el mito del Génesis ==
Usuario anónimo