Diferencia entre revisiones de «Rejería gótica española»

sin resumen de edición
m (Retocar imagen)
[[Archivo:Reja gotica pamplona.jpg|miniaturadeimagen|Reja gótica, Pamplona.|246x246px]]
La '''rejería gótica española''' se empiezaempezó a establecer en nuestro país a finales el siglo XIII, coincidiendo con la finalización de las grandes obras constructivas del mismo estilo en [[España]]. Durante el siglo XIV comienzacomenzó a instaurarse de forma habitual y no seráfue hasta el siglo XV cuando alcancealcanzó su época de mayor auge y esplendor, etapa en la que se tornarátornó más suntuosa y formaráformó parte importante de los grandes templos góticos.
 
== Historia ==
Estudios han demostrado que en nuestrala península ibérica el hierro ya se utilizaba en la [[Edad del Bronce]], aunque las piezas que han aparecido en las excavaciones arqueológicas indican que su uso era básicamente decorativo. Fueron los pueblos indoeuropeos quienes a su llegada comienzan a explotar los yacimientos, utilizando hornos y fraguas para la transformación del material. En sus inicios los hornos eran instalados en zonas poco pobladas de bosques y, con esto, se procuraba el aprovisionamiento de leña, al mismo tiempo se tendía a situarlos en zonas elevadas para aprovechar el viento que, mediante hendiduras, servían a manera de tiros naturales. Con la llegada del pueblo celta, el uso del hierro se amplía utilizándose para dar forma a armas variadas como flechas, espadas, lanzas, así como a herramientas, hachas, martillos y multitud de fíbulas. <ref name=":0">Bonet Correa, Antonio (1987). Historia de las Artes Aplicadas e Industriales en España. Madrid: Ediciones Cátedra, S.A.</ref>
 
La riqueza de la [[minería]] en la península era importante y sirvió de aliciente para los pueblos griegos y fenicios, facilitándoles ser grandes comerciantes de estos objetos. Después serán los cartagineses los que vieron el potencial minero y, siguiendo los mismos procedimientos de sus antecesores, utilizaron el hierro para fabricar sus armas.
[[Archivo:Capilla del Sagrario. Catedral de Palencia.jpg|miniaturadeimagen|derecha|Reja Capilla del Sagrario, Catedral de Palencia.]]
 
La importancia de la rejería en nuestro paísEspaña comienza a hacerse patente, incluso comienza a tener presencia escrita en algunos de nuestros códices, como, por ejemplo, el de León del año 1090.
 
Durante el siglo XII el uso de la reja se hace definitivo pasando a formar parte de la arquitectura en la que ejerce su función como tabique, muro o lienzo, adaptándose también al cubrimiento de vanos al permitir la visibilidad sin restar la iluminación natural de la estancia.
Los barrotes siguen siendo cuadrados, pero ya se comienzan a ver algunos de formas retorcidas y desplegándose a veces con forma de corazones o figuras geométricas.
 
Durante el siglo XIV y ya implantada la aportación del repujado simple a la obra rejera de nuestro paísEspaña, cabe destacar la labor de los maestros Bartolomé y Juan Morey, que elaboraron importantes cerramientos en capillas del claustro de la Catedral de Barcelona y trabajos de herrería que decoran las puertas de Santa María del Mar.
 
Al avance arquitectónico durante el siglo XV se le une el avance de la rejería en igual medida, ganando en riqueza y en nuevos procedimientos técnicos. Se instauran definitivamente las grandes escuelas peninsulares, que a su vez tendrán sus propios talleres. La estructura vendrá a ser similar que durante el siglo anterior ganando en complejidad decorativa.
Por último, la '''reja-lienzo''', de gran tamaño que generalmente consta de tres partes: en la parte central se encuentra la puerta de acceso y en las partes laterales las ventanas, este modelo seguirá presente en el interior de los templos más importantes del Renacimiento. Con frecuencia se encuentran en la parte trasera del altar mayor que coincide con el centro de la girola.
 
Estos modelos ya establecidos durante el siglo XV perdurarán durante siglos configurando la historia rejera de nuestro paísEspaña.
 
Respecto a la decoración u ornamentos y su simbolismo, el mensaje sigue siendo el propio del estilo religioso y moral. Se pueden distinguir tres tipos de decoración dependiendo de la zona: los compuestos por torres y lienzos a modo de fortificación eran propios de regiones castellanas; en las zonas catalanas, conjuntos de lirios, por su cercanía con [[Francia]]; y un último tipo que se daba en zonas levantinas y que se componía de decoración vegetal de aspecto cardoso.
En la península romana comienza a crearse una especialización en el trabajo minero. Desde el minero que se encarga de la extracción del material, pasando por el herrero como encargado de su tratamiento en los hornos, el fundidor, que afila el fundido previo y terminando con el forjador que a golpe de martillo da forma al producto final. Toda una serie de oficios que forman parte de una comunidad especializada.
 
Es en la plenitud del período románico en nuestro paísEspaña, en el año 1200, concretamente en Cataluña, cuando se hace constar la constitución del primero gremio de herreros, mencionado en algunos documentos públicos por la importancia de su rejería, que será reconocida en toda Europa y como muestra de ello el encargo que recibieron los maestros Blay y Buñol, para la elaboración de la obra rejera de [[Catedral de Notre Dame (París)|Notre Dame de París]] en el año 1250.
 
Sobre la compleja estructura de los gremios herreros se sabe que está en constante evolución a lo largo del tiempo. Básicamente existen tres rangos que van desde el aspirante o aprendiz hasta el maestro. El aprendiz comenzaba su andadura desde el mismo domicilio de su maestro, donde aprendía lo más básico del oficio. En este período era mantenido en todos los aspectos por su maestro y cuando se consideraba preparado se le realizaba una prueba que le permitiría ascender a un rango más alto, en este caso oficial. Si aprobaba su paso de grado, se le asignaba un salario que le permitiría poder vivir de manera independiente. El paso a tercer grado, y el más importante, era más complejo, debía presentar ante el Colegio de Cerrajeros y Examinadores de Forja y Lima, un escrito de solicitud y un certificado de buena conducta. Si era aceptado se le realizaba un “ejercicio de pasantía”, consistente en elaborar un objeto, tipo llave o cerradura, ante los Grandes Examinadores. Una vez aprobado era considerado maestro pudiendo ejercer por su cuenta y tener sus propios aspirantes.
 
[[Archivo:Catalan forge.jpg|miniaturadeimagen|derecha|Esquema de forja catalana]]
Aunque la época musulmana en nuestro paísEspaña no dejó grandes obras rejeras, fue durante este período cuando se introduce el uso de la plancha, la varilla y la lima.
 
En época de la [[Reconquista|Reconquista,]] son los propios frailes quienes trabajan las minas abandonadas cercanas al monasterio, y el uso habitual de la rejería aumenta. Por esta época se comienza a sustituir el horno de origen romano por la llamada “fragua catalana” apelativo que recibe por ser en estas tierras donde comienza a utilizarse y será conocida con este nombre no solo en España sino en toda Europa. El procedimiento consistía en excavar un hueco que posteriormente se revestía de algún elemento refractario, como el ladrillo, la cavidad se llenaba de brasas de origen vegetal colocando sobre ellas el mineral procurando que combustionara rápidamente y ayudándose de un fuelle. El hierro que se derretía se acumulaba en la parte baja de la cavidad mezclado con algo de carbón, a este primer hierro se la llamaba “hierro cedab” que posteriormente se iba depurando hasta obtener el llamado “hierro pudelado” mucho más manejable.
Es en este siglo cuando se instaura el uso de la fuerza hidráulica para el movimiento del martillo, lo que infringe ligereza y soltura a la elaboración. De esta innovación queda constancia en el Fuero de los Ferroneros de Oyarzum y de Irúm, que otorgó Alfonso XI, en este fuero se hace constar que ya se realizaba trabajo de forja con este método en la zona de las Vascongadas. Los grandes talleres de forja comienzan a trasladarse al margen de los ríos para aprovechar la fuerza hídrica.
 
Como última innovación en el proceso del tratamiento del hierro en nuestrala península ibérica durante la [[Edad Media]], destacan “los altos hornos primitivos” a partir del siglo XV. Esta creación surge en tierras alemanas, concretamente en [[Renania]] y rápidamente se extiende por [[Europa]]. En estos hornos se elabora el denominado “hierro dulce”, totalmente líquido debido a la estructura de la calera y a la constante inyección de aire que permiten que el material se licue rápidamente. <ref>Alonso, F. d.-F. (1997). Guía práctica de la forja artística. León: Gráficas CELARAYN S.A. p.14</ref>
 
== Referencias ==
63 010

ediciones