Diferencia entre revisiones de «Medea (mitología)»

302 bytes eliminados ,  hace 3 meses
Subo una de las imágenes de vasos arriba y retiro imágenes más modernas.
(Vaso del pintor de Talos)
(Subo una de las imágenes de vasos arriba y retiro imágenes más modernas.)
{{redirige aquí|Medea|Medea (desambiguación)}}
[[Archivo:Jason and Medea - John William Waterhouse.jpg|thumbnail|right|260px|''Medea y Jasón'' de [[John William Waterhouse]]]]
[[Archivo:Calyx-Krater - Cleveland Museum of Art - 2014-11-26 (17743590402).jpg|miniatura|Esta es una crátera de Cáliz de figuras rojas, atribuida al [[pintor de Policoro]] y datada hacia el 400 a.C. Se conserva en el Museo de Arte de Cleveland.
[[Archivo:Beaux-Arts Nancy Klagmann 50108.jpg|thumbnail|right|260px|''Medea'']]
La escena representada en este vaso nos remite directamente al final de la tragedia Medea escrita por Eurípides. Medea, tras haber asesinado a sus hijos, aparece en un carro tirado por serpientes aladas que le ha otorgado su abuelo, el Sol y en el que va a huir a Atenas. En el centro del vaso vemos, en el aire, el carro de serpientes aladas en el que está montada Medea, vestida con ropas orientalizantes y gorro frigio, simbolizando su nacionalidad extranjera. El carro está enmarcado en un círculo con rayos, que remite al Sol, el abuelo de Medea y quien le dio el carro. Abajo, sobre una especie de altar a la derecha reposan tendidos los cadáveres de sus dos hijos. Una mujer mayor, por su cabello blanco, está al lado de los cuerpos y se lleva las manos a la cabeza en señal de desolación. Tiene los brazos moteados, por lo que probablemente se trate de alguna sirvienta también extranjera, como Medea. Al lado de esta, otro personaje, masculino, también observa la escena y se lleva las manos a la cabeza. A la izquierda, mirando apenado a Medea, Jasón, con barba y vistiendo solo un himatión caído que deja al descubierto su pecho. En este pasaje en la tragedia de Eurípides Jasón acaba de descubrir el crimen de su mujer y le recrimina su crueldad, mientras ella, desde el carro, le dice que lo ha hecho para hacerle daño y que no dejará que se acerque a los cadáveres.]]
[[Archivo:Eugène Ferdinand Victor Delacroix 031.jpg|thumbnail|260px|»''Medea'', por [[Eugène Delacroix]], 1862.«|alt=]]
[[Archivo:Anselm Feuerbach Medea.jpg|thumbnail|right|260px|''Medea'' de [[Anselm Feuerbach]]]]
En la [[mitología griega]], '''Medea''' (del griego Μήδεια) era la hija de [[Eetes]], rey de la [[Cólquida]], y de la ninfa [[Idía]]. Era sacerdotisa de [[Hécate]], a la que algunos consideran su madre y de la que se supone que aprendió los principios de la hechicería junto con su tía, la diosa y maga [[Circe]]. Así, Medea es el arquetipo de bruja o hechicera, y comparte con [[Calipso]] y [[Circe]], entre otras, su condición de mujer autónoma e inusual, contraria al prototipo ideal de la época.<ref>Véase "[[La mujer en la Antigua Grecia]]".</ref> Era, asimismo, nieta del dios [[Helios]].
 
 
== Tritón y Talos ==
[[Archivo:Vaso di Talos.JPG|miniatura|Esta es una cratera de volutas de figuras rojas atribuida al [[pintor de Talos]] y datada entre el 400 y el 390 a.C. Se conserva en el [[Museo Nazionale Jatta]]. En el cuerpo del vaso aparecen numerosos personajes. En posición central y destacando por su color blanco está el gigante Talos. Talos era un gigante autómata hecho de bronce que protegía la isla de Creta de los piratas o invasores. Su naturaleza broncínea explicaría el color distinto que tiene con respecto al resto de figuras representadas. Además destaca también frente a los demás personajes por su marcada anatomía. Está desnudo y mira hacia arriba como desmayándose, presumiblemente ya afectado por la poción de Medea. Es retenido por otros dos personajes, Castor y Pólux, que reconocemos por las inscripciones con sus nombres. Ambos llevan corona de follaje, un chitón muy decorado y clámide. Pólux (izquierda) está bajando del caballo y lleva botas. Castor (derecha) se mantiene encima del caballo. A la izquierda, con vestido y gorro oriental muy ornamentado está Medea, cuyo nombre también está inscrito. Sostiene un cuenco, de pie y mira fijamente a Talos. Al otro lado, a la derecha de Cástor, están sentados Poseidón y Anfritrite, contemplando la escena (también sus nombres están inscritos). Poseidón está coronado con laurel, barbado, viste un himatión que deja su pecho al descubierto y sostiene en la mano derecha el tridente. Anfitrite lleva en pelo recogido, una corona, viste un quitón y un himatión, apoya un brazo sobre Poseidón y con la otra mano sostiene un cetro. Ambos portan cetros en símbolo de majestad. Debajo una mujer huye dándose la vuelta, lleva corona de hiedra y chitón bordado.]]
Cuando los argonautas llegaron a [[Creta]] después de esperar a que [[Circe]] purificara a Medea por el asesinato de Apsirto y de atravesar el estrecho de Escila y Caribdis y sobrepasar los dominios de las sirenas, les fue imposible tomar tierra, pues la isla estaba custodiada por [[Talos]], el gigante de bronce. Talos tenía una única vena que le llegaba desde el cuello al tobillo y que estaba rematada por un clavo que evitaba que se le saliese la sangre. Medea hizo beber al gigante una poción prometiéndole que le haría inmortal, pero que en realidad era un potente somnífero. Después le sacó el clavo y dejó que se desangrara, pudiendo así llegar a Creta.
 
[[Archivo:Vaso di Talos.JPG|miniatura|Esta es una cratera de volutas de figuras rojas atribuida al [[pintor de Talos]] y datada entre el 400 y el 390 a.C. Se conserva en el [[Museo Nazionale Jatta]]. En el cuerpo del vaso aparecen numerosos personajes. En posición central y destacando por su color blanco está el gigante Talos. Talos era un gigante autómata hecho de bronce que protegía la isla de Creta de los piratas o invasores. Su naturaleza broncínea explicaría el color distinto que tiene con respecto al resto de figuras representadas. Además destaca también frente a los demás personajes por su marcada anatomía. Está desnudo y mira hacia arriba como desmayándose, presumiblemente ya afectado por la poción de Medea. Es retenido por otros dos personajes, Castor y Pólux, que reconocemos por las inscripciones con sus nombres. Ambos llevan corona de follaje, un chitón muy decorado y clámide. Pólux (izquierda) está bajando del caballo y lleva botas. Castor (derecha) se mantiene encima del caballo. A la izquierda, con vestido y gorro oriental muy ornamentado está Medea, cuyo nombre también está inscrito. Sostiene un cuenco, de pie y mira fijamente a Talos. Al otro lado, a la derecha de Cástor, están sentados Poseidón y Anfritrite, contemplando la escena (también sus nombres están inscritos). Poseidón está coronado con laurel, barbado, viste un himatión que deja su pecho al descubierto y sostiene en la mano derecha el tridente. Anfitrite lleva en pelo recogido, una corona, viste un quitón y un himatión, apoya un brazo sobre Poseidón y con la otra mano sostiene un cetro. Ambos portan cetros en símbolo de majestad. Debajo una mujer huye dándose la vuelta, lleva corona de hiedra y chitón bordado.]]
 
Finalmente, estando ya cerca de su destino, la ciudad de Yolco, unos vientos arrastraron al Argo hasta Libia, donde tras sufrir nuevas penalidades encontraron la fuente que [[Heracles]] hizo brotar de una patada cuando pasó por allí camino de completar una de sus tareas. Solo gracias a [[Tritón (mitología)|Tritón]], que arrastró la nave a mar abierto, pudieron al fin seguir su camino.
[[Archivo:Medeia child Louvre K300.jpg|miniatura|Esta es un ánfora de cuello de figuras rojas datada alrededor de 330 a.C. atribuida al [[pintor de Ixión]], conservada en el Museo Louvre de París. En el cuerpo del ánfora hay dos personajes: Medea y uno de sus hijos. Medea viste un quitón con las mangas largas moteadas, signo de extranjería, pues Medea es procedente de la Cólquide. Lleva el cabello recogido y sujeta con la mano derecha una espada y con la izquierda la cabeza de su hijo. El niño, de considerable menor tamaño, mira hacia el lado contrario a su madre e intenta huir de la espada, agitando las manos. Solo viste un himatión que con el movimiento deja al descubierto su cuerpo desnudo. La escena tiene lugar en un interior, probablemente un templo, pues podemos ver detrás de los personajes dos columnas y una base en la que se apoya una estatuilla. En la versión corintia del mito, Medea lleva a cabo el asesinato de sus hijos dentro del templo de Hera, considerándolo una ofrenda. Sin embargo, en la tragedia de Eurípides el asesinato tiene lugar en el interior del palacio.]]
 
Medea tras su crimen, abandona Corinto en un carro alado. Los habitantes de Corinto, bien en venganza por la muerte de Creonte o bien decepcionados por el comportamiento de Medea, la apedrearon en el templo de [[Hera]] y la obligaron a abandonar la ciudad en el carro de serpientes aladas que le había regalado su abuelo [[Helios]].
Medea tras su crimen, abandona Corinto en un carro alado.
 
[[Archivo:Calyx-Krater - Cleveland Museum of Art - 2014-11-26 (17743590402).jpg|miniatura|Esta es una crátera de Cáliz de figuras rojas, atribuida al [[pintor de Policoro]] y datada hacia el 400 a.C. Se conserva en el Museo de Arte de Cleveland.
La escena representada en este vaso nos remite directamente al final de la tragedia Medea escrita por Eurípides. Medea, tras haber asesinado a sus hijos, aparece en un carro tirado por serpientes aladas que le ha otorgado su abuelo, el Sol y en el que va a huir a Atenas. En el centro del vaso vemos, en el aire, el carro de serpientes aladas en el que está montada Medea, vestida con ropas orientalizantes y gorro frigio, simbolizando su nacionalidad extranjera. El carro está enmarcado en un círculo con rayos, que remite al Sol, el abuelo de Medea y quien le dio el carro. Abajo, sobre una especie de altar a la derecha reposan tendidos los cadáveres de sus dos hijos. Una mujer mayor, por su cabello blanco, está al lado de los cuerpos y se lleva las manos a la cabeza en señal de desolación. Tiene los brazos moteados, por lo que probablemente se trate de alguna sirvienta también extranjera, como Medea. Al lado de esta, otro personaje, masculino, también observa la escena y se lleva las manos a la cabeza. A la izquierda, mirando apenado a Medea, Jasón, con barba y vistiendo solo un himatión caído que deja al descubierto su pecho. En este pasaje en la tragedia de Eurípides Jasón acaba de descubrir el crimen de su mujer y le recrimina su crueldad, mientras ella, desde el carro, le dice que lo ha hecho para hacerle daño y que no dejará que se acerque a los cadáveres.]]
 
Los habitantes de Corinto, bien en venganza por la muerte de Creonte o bien decepcionados por el comportamiento de Medea, la apedrearon en el templo de [[Hera]] y la obligaron a abandonar la ciudad en el carro de serpientes aladas que le había regalado su abuelo [[Helios]].
 
Una versión de la historia narra que los corintios fueron quienes mataron a los hijos de Medea, como castigo por el hechizo que ésta había realizado a Creúsa. Pero a su vez, como castigo, una epidemia fue acabando con todos los niños de la ciudad. Los corintios no se libraron de esta maldición hasta que, por consejo del oráculo de [[Delfos]], realizaron sacrificios solemnes a los hijos de Medea y obligaron a los suyos a guardar luto.<ref>[[Pausanias (geógrafo)|PAUSANIAS]]: ''[[Descripción de Grecia]]'', II, 3, 6.