Diferencia entre revisiones de «Digno García»

4 bytes añadidos ,  hace 14 años
sin resumen de edición
| educación =
| movimiento =
| obrasdestacadas = ''[[Mi nostalgia]]'', ''[[Canto a mi tierra]]''
| patrones =
| influenciadopor =
Integró el conjunto de [[Gumersindo Ayala Aquino]] con el que recorrió Centroamérica durante cinco años. En [[México]] cursó estudios de teoría musical. “Cascada”, una de sus obras fundamentales y una alta cumbre en la composición de música para arpa paraguaya, fue utilizada por años como cortina musical de los programas de Radio Vaticano para América Latina.
 
A partir de 1952 integró el mítico “Trío Los Paraguayos” -liderado por [[Luis Alberto del Paraná]] e integrado además por Humberto Barúa, a quien reemplazaría en 1953 [[Agustín Barboza]]- que gozaba de rango diplomático para la difusión de la música paraguaya en el viejo mundo. Con este conjunto grabó para la Philips de Holanda -sello del cual fueron artistas exclusivos- temas instrumentales para arpa como “Pájaro campana” (motivo popular recopilado por [[Félix Pérez Cardozo]]) y la ya citada canción “Cascada”, que alcanzaron difusión mundial.
 
En 1956, disuelto el “Trío Los Paraguayos”, formó el “Trío Los Pampas” con Juan Alfonso Ramírez y Chinita Montiel. Más tarde formó el conjunto “Digno García y los Carios”, contando en su haber la grabación de más de cincuenta discos.
 
El célebre artista plástico español [[Salvador Dalí]], admirador de su virtuosismo interpretativo, le dedicó su obra “La guitarra”, labrada en cristal de roca. En sus últimos años se radicó en [[Bruselas]], [[Bélgica]].
 
En una magnífica semblanza de su compañero y amigo, [[Agustín Barboza]], en su libro “Ruego y Camino” escribe: “Pocos hombres rienen al fortuna de llevar un nombre que además de identificarlo lo caracterice integralmente. Digno García tuvo ese privilegio, porque de su gran dignidad personal y artística se benefició largamente la música paraguaya... Gran artista por su formación musical, sensibilidad y por su fidelidad a la estética concreta de la música paraguaya, hacía que una poolka áspera saliese de su arpa transformada en una tibia melodía, suavizada y con nuevos matices de germinación armónica...”
679

ediciones