Diferencia entre revisiones de «Ricardo León y Román»

Errores ortográficos corregidos.
(Errores ortográficos corregidos.)
{{Ficha de persona}}
 
'''Ricardo Francisco León y Román''' ([[Barcelona]], [[15 de octubre]] de [[1877]]-[[Galapagar]], [[6 de diciembre]] de [[1942]]) fue un [[novelista]] y [[poeta]] [[España|español]]. Son importantes novelas de este autor ''El amor de los amores'', escrito en 1907, ganadora del [[Premio Fastenrath]] de la [[Real Academia Española]];{{sfn|Díaz de Quijano|2012}}{{sfn|Martínez|1977}} ''Casta de hidalgos'', de 1908; ''Alcalá de los Zegríes'', de 1909; ''La escuela de los sofistas'', de 1910; ''Humos de rey'', de 1923, y ''Cristo en los infiernos'', de 1941. También destacan sus crónicas ''Europa trágica'', además de dos libros de poesía lírica: ''Lira de bronce'', de 1901, y ''Alivio de caminantes'', de 1911. Fue elegido miembro de la [[Real Academia Española]] en 1912 y entró a formar parte de ella en 1915, ocupando el sillón ''B''.
 
== Biografía ==
[[Imagen:Torrelodones - Monumento a Ricardo León 1.jpg|Monumento a Ricardo León en [[Torrelodones]] ([[Comunidad de Madrid|Madrid]])|thumb|186px]]
 
Como ya se ha dicho, Ricardo León fue elegido académico de número por la [[Real Academia Española]] por unanimidad en mayo de 1912, propuesto por su director [[Antonio Maura]], [[José Echegaray]] y [[Francisco Rodríguez Marín]]. Entró a formar parte de ella en 1915 con el discurso ''La lengua clásica y el espíritu moderno'' y ocupó el sillón ''B''. De hecho, [[Antonio Maura]] fue también su padrino en lo político, ya que militó en su partido y llegó a figurar en una de sus listas electorales, aunque sin éxito. Durante la [[Primera Guerra Mundial]] fue corresponsal de ''[[La Vanguardia]]'' en las trincheras de Francia y Alemania. Tras aquella experiencia escribió los cuentos de ''Europa trágica''. En 1919 falleció su madre. Fue nombrado hijo predilecto de Málaga y mantenedor de los Juegos Florales de Sevilla. Posteriormente vivió en Santillana del Mar y, finalmente, en Madrid, donde se casó con María del Carmen Garrido y tuvo ocho hijos. Colaboró ocasionalmente en ''Abc'' desde 1921.<ref>{{cita web|título=Málaga rinde homenaje a lescritor Ricardo León, 51 años después de su muerte|url=http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1994/06/06/060.html|obra=Abc|fecha=6 de junio de 1994}}</ref> Fue jurado en premios literarios como el Nacional de Literatura y el Mariano de Cavia y perteneció a la [[Hispanic Society of America]]; allí se conserva un retrato que le hizo [[Joaquín Sorolla]]. Sostuvo un importante epistolario con [[Ramón Menéndez Pidal]], [[Azorín]], los [[hermanos Quintero]], [[Armando Palacio Valdés]], [[Gabriel Miró]], [[Vicente Blasco Ibáñez]], [[Salvador Rueda]], etcétera. Sus últimos días los pasó en su caserón de [[Galapagar]], cerca de [[Torrelodones]]. Al estallar la [[Guerra civil española|Guerra Civil]], rechazó adherirse a la República y se refugió en la embajada de Haití hasta el final de la contienda; además, ingresó en [[Falange Española]]. Un ataque de angina de pecho acabó con su vida el 6 de diciembre de 1942 en Galapagar, y allí está enterrado junto a [[Jacinto Benavente]].
Al estallar la [[Guerra civil española|Guerra Civil]], rechazó adherirse a la República y se refugió en la embajada de Haití hasta el final de la contienda; además, ingresó en [[Falange Española]]. Un ataque de angina de pecho acabó con su vida el 6 de diciembre de 1942 en Galapagar, y allí está enterrado junto a [[Jacinto Benavente]].
 
Su estilo fue descrito por Juan Carlos Ara Torralba como «modernismo castizo» porque sustituía el cosmopolitismo de este movimiento por un costumbrismo y un tradicionalismo cristiano y católico a ultranza.<ref>F. Díaz de Quijano, ''op. cit.''</ref> Era “el«el novelista oficial de una pseudoaristocracia chapada a la antigua”antigua», como dijo de él el poeta y ensayista [[Eugenio de Nora]] y para [[Eugenio D'Ors]], que prologó sus ''Obras completas'', “vertió«vertió la quintaesencia del hispanismo en cadencias a lo [[Renán]], y supo llevar a dignidades del [[Siglo de Oro]] el habla de los vivientes en el novecientos”novecientos».<ref>F. Díaz de Quijano, ''op. cit''.</ref> Sus modelos eran, fuera de los místicos y ascéticos del siglo XVI y [[Cervantes]], los novelistas católicos del [[Realismo literario|realismo]] [[José María de Pereda]] y [[Pedro Antonio de Alarcón]], pero su habilidad narrativa se veía obstaculizada insalvablemente por su énfasis oratorio y su académica y amanerada retórica arcaizante; por eso tal vez su obra está hoy en día bastante olvidada.<ref>{{cita web|título=Ricardo León|url=https://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/leon_ricardo.htm|obra=Biografías y vidas}}</ref><ref>{{cita web|apellidos1=Ara Torralba|nombre1=Juan Carlos|título=Ricardo León Román|url=http://dbe.rah.es/biografias/11974/ricardo-leon-roman|obra=Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia|editorial=RAH}}</ref> Para José Domingo, por ejemplo, su público adepto era "bienpensante«biempensante y ayuno de inquietudes"» y "«la falsedad de los tipos y situaciones, y el hinchado retoricismo de su prosa lo han hecho olvidar tan rápidamente como fue ensalzado"».<ref>José Domingo, "La prosa narrativa hasta 1936", en VV. AA., ''Historia de la literatura española. Volumen III: siglos XIX y XX''. Dir. por José M.ª Díez Borque, Madrid: Guadiana, 1974, pp. 227-228.</ref>
 
== Obras ==