Diferencia entre revisiones de «Código Civil de Francia»

sin resumen de edición
m (Revertidos los cambios de 190.183.192.212 (disc.) a la última edición de 2806:10A6:5:CBF8:1005:B9A4:813E:97A8)
Etiqueta: Reversión
Esta nueva estructura se encontraba sostenida en dos ejes. Primero, tenía por base el tradicional derecho franco-germano del [[norte]], con influencias germánicas tanto de los principados alemanes como de los [[Países Bajos]]. En segundo lugar, la tradición [[derecho romano|romanista]] basada en el [[Corpus Iuris Civilis]], aunque modificada por los comentaristas [[Edad media|medievales]], del [[sur]] de [[Francia]].
 
La comisión encargada de la redacción del Código estuvo compuesta por el presidente de la Corte de Casación [[François Denis Tronchet|Tronchet]], el juez de la misma corte [[Jacques de Malleville|Malleville]], el alto oficial administrativo [[Jean Étienne Marie Portalis|Portalis]] y el antiguo miembro del [[Parlamento de París]] [[Félix Julien Jean Bigot de Preameneu|Bigot de Préameneu]], la comisión estuvo bajo la dirección de [[Jean Jacques Régis de Cambacérès|Cambacérès]]. En el plazo de cuatro meses presentó un borrador que fue enviado a la Corte Superior y la Corte de Casación para que presentaran sus observaciones.
 
Finalmente fue revisado por el Consejo de Estado, presidido por [[Napoleón]], antes de ser enviado al parlamento para su aprobación. Pese a que Bonaparte era solo un [[soldado]], su poderosa e impresionante personalidad ayudó a superar los obstáculos formales que presentaron las Cortes y la obstrucción del aparato burocrático, forzando su rápida aprobación y entrada en vigencia. También se afirma que el propio Napoleón asistió a más de la mitad de las reuniones de codificación, para su registro y evaluación. No obstante, la principal participación de Napoleón en el Código se vio reducida solo a pequeños aunque trascendentales aspectos (como el [[divorcio]] y la [[adopción]]) donde jugaron ante todo sus intereses personales. También se le atribuye responsabilidad directa en el infame artículo Art. 415, que dictaminaba que: “Toda coalición de obreros formada con el fin de aumentar sus salarios será penada con un mes de cárcel como mínimo y los instigadores sufrirán prisión de dos a cinco años”.<ref>Voltes, Pedro: El reverso de la Historia. Circulo de lectores, Barcelona 1993. Pg 161</ref>