Diferencia entre revisiones de «Finis Mundi»

11 bytes añadidos ,  hace 7 meses
Etiqueta: posibles pruebas
Año 997. Comienza presentando a un joven monje francés de 17 años llamado Michel, que ha sobrevivido a la destrucción de su convento. En su pueblo conoce a Mattius, quien acompañado de su perro Sirius, va de ciudad en ciudad ejerciendo su oficio de juglar. Michel le habla de que el fin del mundo llegará en el año mil, y que para evitarlo debe invocar al Espíritu del Tiempo con la ayuda de los tres Ejes. Ahora debe encontrar el Eje del Presente, que se esconde en la Ciudad Dorada. Así, Michel y Mattius parten en busca de esa misteriosa ciudad, parando en pueblos para entretener a los aldeanos. En uno de esos pueblos, asisten a un asedio por los soldados cristianos, y consiguen un caballo robándoselo a un guardia. Indagando, consiguen averiguar que esa Ciudad Dorada podría ser la lejana Aquisgrán, en Germania. Tras llegar a la ciudad, se hacen amigos de un caballero llamado Jacques de Belin, que les ayuda a encontrar la tumba de Carlomagno, donde se supone que está el Eje del Presente. También les informa de la existencia de la Cofradía de los Tres Ojos, predicadores del Anticristo. Tras una larga búsqueda en el palacio del emperador Otón III, encuentran la tumba de Carlomagno, y descubren que el Eje del Presente mantenía su cuerpo joven, luego de tomar el eje del presente su cuerpo se convierte en cenizas. Así parten, despidiéndose de Jacques de Belin para comunicarle a su emperador el descubrimiento de la legendaria Tumba de Carlomagno, se reencuentran en el epílogo.
 
== Personajes del libro de Finis Mundi ==
* '''''': Su nombre es Michel d'Évreux. Es un monje de 14 años [[Orden de Cluny|cluniaciense]] flaco y alto. Los húngaros quemaron su monasterio situado en Saint Paúl, él fue el único que sobrevivió. Sabe [[latín]] y ha trabajado como [[amanuense]].
* '''Mattius''': Es un [[juglar]] que encontró a Michel en la plaza de Saint Paúl. Es alto, de rasgos afilados y mirada sagaz. Sus cabellos castaños le enmarcaban el rostro y le caían sobre los hombros
 
Usuario anónimo