Diferencia entre revisiones de «Alejo I Comneno»

5 bytes eliminados ,  hace 1 mes
 
==== Preparaciones para la llegada de los cruzados ====
En 1096, Alejo se encontraba en un período de calma sin precedentes en la compleja historia del Imperio Bizantino. Acaba de infligir una aplastante derrota a los [[Cumanos]] y, por lo tanto, estabilizó su frontera con el Danubio durante mucho tiempo. Sin embargo, la información que le llega desde Europa es preocupante. No se trata de pequeñas tropas, fácilmente incorporables a su ejército, que proceden de Occidente, sino verdaderos ejércitos capaces de actuar por cuenta propia{{sfn|Ostrogorsky|1996|p=382-383}}{{,}}{{sfn|Cheynet|2006|p=53-54}}. Según [[Ana Comneno]], el emperador y la corte se enteraron de que "todo Occidente y todas las tribus bárbaras más allá del [[mar Adriático]], hasta se mudaban a Asia a través de Europa trayendo consigo familias enteras". Lo que Alejo parece temer es un ataque a su capital, cuyas riquezas pueden excitar los deseos de los occidentales{{sfn|Richard|1996|p=47}}. Además, parece claro que una primera expedición formada por bandas desorganizadas (la cruzada popular) precede a la cruzada señorial. La idea de un ataque a Constantinopla parece haber sido retenida por el séquito imperial<ref>Jean Richard, ''Histoire des croisades'', [[Fayard (édition)]], [[1996]], {{p.|57}}.</ref> que no olvidó los intentos, unos años antes, de [[Bohemundo de Tarento]], quien él mismo participó en la cruzada<ref>{{harvnb|Malamut|2007|p=365-367}}.</ref>.
 
Sin embargo, Alejo no pierde los estribos. Para evitar saqueos era necesario alimentar a los ejércitos cruzados, por lo que dispuso depósitos de provisiones en los grandes centros urbanos del Imperio. También organizó unidades para supervisar los movimientos de las tropas occidentales para evitar cualquier desborde{{sfn|Bréhier|2006|p=255}}. El gobernador de Dyrrachium, Juan Comneno, sobrino de Alejo, recibe la orden de recibir cordialmente a los líderes de la cruzada menor pero de controlar su desplazamiento. El almirante Nicolás Maurokatakalon es enviado al Adriático para informar de la llegada de los primeros barcos libres.
9676

ediciones