Diferencia entre revisiones de «Alejo I Comneno»

376 bytes añadidos ,  hace 1 mes
 
=== Relaciones con los Patriarcas ===
Las relaciones entre la jerarquía ortodoxa y el nuevo emperador empezaron mal. Apenas en el poder, Alejo, con el apoyo de su madre, piensa en divorciarse de [[Irene Ducas]], sin duda a favor de [[María de Alania]]. El patriarca Cosme I se niega y presiona para que Irene sea coronada con su marido. [[Ana Dalaseno]], la madre de Alejo no lo perdona y obtiene su despido y su reemplazo por [[Eustaquio|Eustaquio Garidas]] 145{{sfn|Malamut|2007|p=194}}.
 
Sin embargo, una crisis mucho más grave estalló solo unos meses después de su ascenso al trono. Para encontrar los recursos necesarios para enfrentarse a los normandos de [[Roberto Guiscardo]] (finales de 1081), Alejo hace un llamamiento urgente a su madre y a su hermano Isaac que gobierna Constantinopla en su ausencia. Isaac reúne a un sínodo, explica la urgencia de la situación y refiriéndose a una ley que se remonta a [[Justiniano I|Justiniano]]<ref group=N>En 61realidad, es una ley que autorizó este tipo de decomiso para la redención de los presos.</ref> ordena la incautación de determinados bienes eclesiásticos. Isaac encuentra una débil oposición e incluso recibe el beneplácito del nuevo patriarca. Los primeros fracasos militares y la visión de los trabajadores arrebatando oro y plata de las puertas de las iglesias aumentaron la hostilidad hacia estas medidas. Un obispo, León de Calcedonia<ref group=N>Descrita por Ana Comneno como "ni muy erudita ni muy culta", pero llevando "una vida virtuosa, aunque sus modales eran toscos y desagradables".</ref> 62, lidera la protesta. Para desarmar el movimiento Alejo promulga una bula de oro (agosto de 1082) en la que promete no volver a tocar los tesoros de la Iglesia. Luego reúne una asamblea formada por senadores y los principales dignatarios religiosos (invierno 1083/1084) y da cuenta precisa de las muestras tomadas. También ordenó la compensación de ciertos monasterios e iglesias que habían sido más despojadas, por ejemplo la Iglesia de Cristo Antiphonetes 146{{sfn|Malamut|2007|p=194-195}}.
 
Esto no impide que León de Calcedonia continúe con su campaña, dirigida especialmente al patriarca, favorito de Ana Dalaseno. Acusa a este último de pertenecer a la secta del [[Mesalianismo]] lo que obliga a Alejo a nombrar una comisión de investigación. Eustaquio Garidas es absuelto pero prefiere abdicar en 1084. Un nuevo patriarca, Nicolás III Gramático es elegido entonces y permanece al frente del patriarcado hasta 1111. Con este último el acuerdo parece total, al menos los primeros años, y Alejo puede extender su intervencionismo en los asuntos de la Iglesia a un nivel rara vez logrado bajo sus predecesores. Es así como Alejo interviene en una disputa que enfrenta al clero de la capital contra los cada vez más numerosos metropolitanos y obispos orientales en Constantinopla debido al avance turco en Asia Menor. Por tanto, el sínodo se divide entre estos dos grupos. En 1094, tras un nombramiento disputado, el patriarca que no pudo llegar a un acuerdo con los miembros del sínodo transmitió el asunto al emperador. Alejo decide y secunda la nominación. El Metropolitano de [[Ankara|Ancyra]], Nicetas protesta y afirma (basado en ''De fide orthodoxa'' de [[Juan Damasceno]]) que “no era asunto de los emperadores legislar para la Iglesia”. La respuesta de Alejo es mordaz "quien se oponga al decreto imperial debe ser castigado por sacrilegio" 147<ref>{{harvsp|Malamut|2007|p=197}}.</ref>. En adelante, el basileus se concede a sí mismo el poder de intervenir y tener la última palabra en caso de una elección impugnada. Para Alejo, este regreso del [[cesaropapismo]] es una venganza de la época en que el patriarca [[Miguel I Cerulario]] intentó deshacerse de su tío [[Isaac I Comneno|Isaac I]] 148{{sfn|Malamut|2007|p=195-198}}.
 
=== El juicio del humanista Juan Ítalo ===
9676

ediciones