Diferencia entre revisiones de «Cadena (objeto)»

4 bytes eliminados ,  hace 3 meses
Sin resumen de edición
Etiqueta: Enlaces a desambiguaciones
El simbolismo de las cadenas es variado e incluso opuesto. Con ellas unos se duelen de su [[esclavitud]] y de su desgracia, mientras que otros se envanecen de su [[linaje|prosapia]] y de su poder.
 
[[Archivo:Armas de Navarra.svg|thumb|160px|Armas de Navarra con cadenas cruzadas]]Los [[Antigua Roma|romanos]] nos presentan una prueba de esta antítesis: sus [[emperador]]es condecoraban con cadenas a los soldados que se habían distinguido en la guerra por sus hazañas y su valor, al propio tiempo que las imponían a los enemigos que hacían prisioneros en señal de [[cautiverio]] y humillación. Pudieran citarse ejemplos semejantes de otros pueblos y de otras épocas. Las cadenas que muchas veces se han aplicado al encarcelado, al cautivo , al esclavo, al deudor insolvente fueron frecuentemente el carácter distintivo de los reyes, de los señores de [[vasallo]]s, de los nobles y de personas constituidas en dignidad. Entre los [[Galos (pueblo)|Galos]] pasaba por uno de los principales atributos de los que ejercían poder y entre los ingleses la cadena representaba la dignidad del lord-corregidor de [[Londres]] ya durante sus funciones, ya como recuerdo de haberlas desempeñado.
 
Y en España, podemos observar las opuestas ideas simbolizadas en la cadena. Las armas de uno de los reinos más poderosos y florecientes de la antigua España cristiana representan cadenas de oro cruzadas en campo de [[gules]] o sea de sangre y en su centro una [[esmeralda]]. Traen su origen de la celebrada [[batalla de las Navas de Tolosa]] ganada contra los moros al comenzar el [[siglo XIII]]. En ella el rey [[Don Sancho IV|Don Sancho de Navarra]] fue quien rompió las cadenas del [[quilombo|palenque]] en que se hiciera fuerte el [[Miramamolin]] y entonces adoptó aquel [[blasón]] para su monarquía. Otros nobles, por haberse distinguido en este mismo hecho de armas escogieron también el mismo símbolo para perpetuar su gloria como fueron los Mendozas, Peraltas, Estúñigas y otros.
126 023

ediciones