Diferencia entre revisiones de «Cofradía de la Soledad (Monóvar)»

Sin resumen de edición
 
La Cofradía, nacida en 1943, no permitía el ingreso de mujeres en sus filas por decisión del entonces cura párroco D. Miguel Llorca, quien no aceptaba la participación de la mujer en los desfiles procesionales vestida con traje de capucho (hábito y capirote), aunque bien es cierto que alguna lo hacía a escondidas entrando en la Iglesia con el capirote ya puesto para no ser descubiertas por D. Miguel.
 
En 1968 y bajo la presidencia del Hermano Mayor Silvestre Molera y el esfuerzo e impulso de mujeres como Conchita Molera, Asunción Palomares, Juanita Barberá, Reme Molera y Antoñita Pérez se forma la Cofradía de las mujeres, que procesionarán bajo el consentimiento del cura párroco, con las peinetas de carey, mantillas de blonda, traje de riguroso luto con una Maria abrochada al pecho, portando en sus manos su cirio rojo, su rosario y sus guantes.. De esta forma se consiguió dar acceso y participación a la mujer en la Semana Santa y sus desfiles. En poco tiempo el número de cofrades aumentó considerablemente llegando a ser más de 300.
 
Entre ellas están las Camareras de la Virgen, encargadas de vestir a la Imagen con el hábito y el manto con el que participará en los desfiles, depositando entre sus manos la corona de espinos, los tres clavos de Cristo y un pañuelo con el que secar sus lágrimas, que con muchísimo cariño y devoción ellas han confeccionado
Tras la jubilación del cura párroco D. Miguel Llorca, se terminó la limitación a la mujer, dándoles la libertad de elegir la Cofradía con la que deseaban procesionar y mostrar su Fe.
 
Nuestra Cofradía es, de todas las que forman la Semana Santa Monovera la única que permite procesionar con traje de capucho (hábito y capirote) y con traje y mantilla.
Desde que en 2004 la Cofradía se convirtiera en una asociación pública de fieles constituida en la diócesis de Orihuela-Alicante, y se aceptaran los estatutos, la sección masculina y femenina se funde en una sola, dejando en las mujeres, la decisión de participar en los desfiles con traje de capucho o traje de riguroso luto y mantilla.
 
Según el acuerdo al que llegó la Junta Directiva en reunión celebrada el 27 de abril de 2008 el desfile procesional lo abrirán los cofrades vestidos con hábito y capirote seguidos de la banda de tambores y el Trono con la Imagen de Nuestra Señora de la Soledad a la que acompañarán las mujeres desfilando con traje y mantilla, añadiendo a la procesión la elegancia, seriedad y respeto que siempre las ha distinguido.
Desde que se creara la Cofradía de mujeres hace ahora 40 años, nuestra Cofradía adquiere sello de identidad propio, al ser de todas las que forman la Semana Santa monovera, la única donde sus Cofrades procesionan con traje de capucho (hábito y capirote) y con traje y mantilla.
 
158

ediciones