Diferencia entre revisiones de «Ortografía del español»

429 bytes añadidos ,  hace 11 años
m
Revertidos los cambios de Luis.manuel.ledo.regal (disc.) a la última edición de William1509
m (Revertidos los cambios de Luis.manuel.ledo.regal (disc.) a la última edición de William1509)
La '''ortografía del español''' utiliza una variante modificada del [[alfabeto latino]], que consta de los 2729 letrassímbolos [[A]], [[B]], [[C]], [[CH]], [[D]], [[E]], [[F]], [[G]], [[H]], [[I]], [[J]], [[K]], [[L]], [[LL]], [[M]], [[N]], [[Ñ]], [[O]], [[P]], [[Q]], [[R]], [[S]], [[T]], [[U]], [[V]], [[W]], [[X]], [[Y]] y [[Z]]. Los paresdígrafos CH y LL tienen valores [[fonética|fonéticos]] específicos, y durante los siglos [[siglo XIX|XIX]] y [[siglo XX|XX]] se ordenaron separadamente de C y L, aunque la práctica se abandonó en [[1994]] para homogeneizar el sistema con otras lenguas. Las [[vocal]]es (A, E, I, O y U) aceptan, además, el [[acento agudo]] para indicar la [[acento prosódico|sílaba acentuada]] y la [[diéresis]] o crema modifica a la U en las sílabas gue-gui para indicar su sonoridad.
 
Desarrollada en varias etapas a partir del período [[Alfonso X|alfonsino]], la ortografía se [[estándar|estandarizó]] definitivamente bajo la guía de la [[Real Academia Española]], y ha sufrido escasas modificaciones desde la publicación de la ''Ortografía de la lengua castellana'' de 1854. Las sucesivas decisiones han aplicado criterios a veces [[fonología|fonológicos]] y a veces [[etimología|etimológicos]], dando lugar a un sistema híbrido y fuertemente convencional. Si bien la correspondencia entre grafía y lenguaje hablado es predecible a partir de la escritura -es decir, un hablante competente es capaz de determinar inequívocamente la pronunciación estimada correcta para casi cualquier texto-, no sucede así a la inversa, existiendo numerosas letras que representan gráficamente [[fonema]]s idénticos. Los proyectos de reforma de la grafía en búsqueda de una correspondencia [[biunívoca]], los primeros de los cuales datan del [[siglo XVII]], han sido invariablemente rechazados. La divergencia de la [[Fonología#Fonología del español|fonología de la lengua]] entre sus diversos [[Idioma español#Dialectos del español|dialectos]] hace hoy imposible la elaboración de una grafía puramente fonética que refleje adecuadamente la variedad de la lengua; la mayoría de las propuestas actuales se limitan a la simplificación de los símbolos homófonos, que se conservan por razones etimológicas.
== Letras ==
 
El alfabeto español identifica 2729 "letras", incluyendo dos que son digráficas:
{| class="wikitable col1cen"
|-
|-
| [[C]] || '''ce''' || {{IPA|[θe]}} o {{IPA|[se]}}
|-
| [[CH]] || '''che''' o '''ce hache''' || {{IPA|[ʧe]}} o {{IPA|[θe aʧe]}}
|-
| [[D]] || '''de''' || {{IPA|[d̪e]}}
|-
| [[L]] || '''ele''' || {{IPA|['ele]}}
|-
| [[LL]] || '''elle''' o '''doble ele''' || {{IPA|['eʎe]}} o {{IPA|['eʝe]}}
|-
| [[M]] || '''eme''' || {{IPA|['eme]}}
([http://upload.wikimedia.org/wikipedia/hu/b/b7/Abecedario.ogg Escuchar el alfabeto de un hablante mexicano])
 
Los paresdígrafos "Ch" y "Ll" se consideraron por separado entre [[1803]] y [[1994]] a la hora de ordenar alfabéticamente, recibiendo encabezados separados en los [[diccionario]]s. Nunca, sin embargo, se los consideró una unidad estricta; las palabras que comienzan con uno de estos dígrafos en mayúscula sólo emplean la caja alta para el primero de los grafemas que la componen. El pardígrafo "rr" (llamado "erre", {{IPA|/'ere/}}, y pronunciado {{IPA|/r/}}) nunca se consideró por separado, probablemente por no aparecer nunca en posición inicial.
 
La W y la K aparecen sólo raramente en palabras españolas e indican invariablemente términos adoptados por [[préstamo lingüístico|préstamo]] o [[cultismo]] en el curso de los últimos dos siglos.
El segundo valor corresponde a una de las articulaciones más variables del idioma español. En todo el centro y norte de la Península Ibérica, representa a la consonante fricativa dental sorda, {{IPA|[θ]}}; sin embargo, en la mayoría de los dialectos del español este fonema ha desaparecido, dando lugar al fenómeno llamado [[seseo]], la asimilación de esta a la consonante fricativa alveolar sorda, {{IPA|[s]}}, se ha perdido hace siglos y el sonido se ha asimilado al de la grafía S. A su vez, la pronunciación de esta presenta algunas diferencias entre España, donde el seseo se realiza con articulación dento-alveolar, [{{IPA|s̪}}], y la mayoría de los países americanos, donde es simplemente [s] {{demostrar}}.
 
=== Ch ===
El par ''Ch'' representa a la [[consonante africada postalveolar sorda]], {{IPA|/ʧ/}}; la representación digráfica se debe a la evolución del fonema a partir de la plosiva uvular sonora, /k/, por palatalización y asimilación. En algunos dialectos [[modalidad lingüística andaluza|andaluces]], mexicanos o [[chile]]nos (en este último caso, reprobado socialmente) pierde por completo la plosión y se realiza como la [[consonante fricativa postalveolar sorda]], {{IPA|[ʃ]}}.
{{AP|Ch}}
El pardígrafo ''Ch'' representa a la [[consonante africada postalveolar sorda]], {{IPA|/ʧ/}}; la representación digráfica se debe a la evolución del fonema a partir de la plosiva uvular sonora, /k/, por palatalización y asimilación. En algunos dialectos [[modalidad lingüística andaluza|andaluces]], mexicanos o [[chile]]nos (en este último caso, reprobado socialmente) pierde por completo la plosión y se realiza como la [[consonante fricativa postalveolar sorda]], {{IPA|[ʃ]}}.
 
Muy antiguamente se empleó con valor de /k/ en palabras de etimología [[griego antiguo|griega]], como ''chimera'' (hoy ''quimera'') o ''chloro'' (hoy ''cloro''), pero este uso se abandonó definitivamente en el siglo XVIII.
El grafema L corresponde prototípicamente a la [[consonante aproximante alveolar lateral]], {{IPA|/l/}}, aunque alófonos dentales o postalveolares no son desconocidos.
 
=== Ll ===
El par ''Ll'' representa, en la articulación considerada estándar por la Academia, a la [[consonante aproximante palatal lateral]], {{IPA|/ʎ/}}. Sin embargo, es extendido el fenómeno del [[yeísmo]], por el cual este fonema se abandona y, en su lugar, se emplea la fricativa o africada que se utilice para [[#Y|Y]], a su vez objeto de importante variación entre dialectos. De origen andaluz, el yeísmo es hoy la tendencia dominante en la pronunciación del español y, de hecho, {{IPA|/ʎ/}} se conserva sólo donde la coexistencia con otro sistema fonológico —como el del [[idioma catalán|catalán]] o el [[idioma guaraní|guaraní]]— preserva la conciencia de la oposición.
{{AP| Ll }}
 
El pargrafema ''Ll'' representa, en la articulación considerada estándar por la Academia, a la [[consonante aproximante palatal lateral]], {{IPA|/ʎ/}}. Sin embargo, es extendido el fenómeno del [[yeísmo]], por el cual este fonema se abandona y, en su lugar, se emplea la fricativa o africada que se utilice para [[#Y|Y]], a su vez objeto de importante variación entre dialectos. De origen andaluz, el yeísmo es hoy la tendencia dominante en la pronunciación del español y, de hecho, {{IPA|/ʎ/}} se conserva sólo donde la coexistencia con otro sistema fonológico —como el del [[idioma catalán|catalán]] o el [[idioma guaraní|guaraní]]— preserva la conciencia de la oposición.
 
En el [[español rioplatense]] se ha desplazado a una pronunciación postalveolar. En general la pronunciación es sonora (llamada ''zheísmo'' o ''rehilamiento''), [{{IPA|ʒ}}] o [{{IPA|dʒ}}], similar a la representada por la grafía ''j'' en [[idioma inglés|inglés]] o portugués; en algunos sociolectos (muy marcadamente en [[Buenos Aires]]) se prefiere la [[consonante fricativa postalveolar sorda|sorda]] [{{IPA|ʃ}}] (llamada "sheísmo"), similar a la representada por la grafía ''sh'' en inglés, un fenómeno único en el uso del español.
24 665

ediciones