Diferencia entre revisiones de «Edward Mannock»

No hay cambio en el tamaño ,  hace 11 años
m
En febrero de [[1917]], bajo la instrucción de [[James McCudden]], fue aprobado como piloto aviador. Una vez en el [[Cuerpo Aéreo Real]] —destacado en el Frente Oeste— tuvo a su cargo un [[Nieuport]] en el escuadrón no. 40. Descrito como reservado y de temperamento fuerte, lloró al enterarse de la muerte de [[Albert Ball]]. Justo en el mes de octubre se hizo acreedor a la [[Cruz Militar]]. Por su desempeño fue ascendido a capitán. Hacia el final de ese año, el escuadrón pasó a utilizar unidades [[SE–5a]], [[avión de caza]] con el que Mannock derribaría 46 aeroplanos enemigos. Por otro lado, entró en conflicto con altos oficiales ante la falta de [[paracaídas]] para los pilotos británicos, algo que los alemanes disponían. También se dió a la tarea de elaborar un conjunto de 15 de reglas para el combate en el aire, que fueron útiles en ese tiempo y los años siguientes.
 
Hacia marzo de [[1918]], ''Mick'' era el comandante del escuadrón no. 74. Como un destacado caudillo, brindaba protección y ayuda para quienes estaban a su mando. De igual manera, su frialdad y brutalidad eran notables. Para el caso, en un incidente no paró de ametrallar a una nave enemiga, aun y cuando iba en picada. Poco después de batir a cuatro aeroplanos en un solo día, fue condecorado con la [[Orden del Servicio Distinguido]]. Asimismo, Mannock no ocultaba su rencor al [[Imperio Alemán]] al que estaba determinado a destruir. De acuerdo a sus palabras, cuando acaeció la muerte de [[Manfred von Richthofen]], Mannock esperaba que el afamado «Barón Rojo» se hubiera «quemado en su caída».<ref>[http://www.firstworldwar.com/bio/mannock.htm Who's Who - Edward Mannock]</ref>De hecho, no ocultaba su rencor al [[Imperio Alemán]] al que estaba determinado a destruir.
A mediados de ese año tenía contabilizadas 59 naves destruidas. En ese tiempo se había convertido en un obseso por el aseo personal. Edward dejó el escuadrón no. 74, circunstancia que le afectó pues lloró en su marcha, y pasó al no. 85. Otro evento que le conmovió fue el deceso de James McCudden el [[8 de julio]]. El día 26 de ese mismo mes, se lanzó al aire junto al teniente [[neozelandés]] Donald Inglis. Juntos lograron derribar dos naves alemanas. Al regreso, Inglis divisó que el avión de Mannock estaba envuelto en llamas, para después colapsar hacia el campo. Como ironía, uno de los temores del militar era acabar de esa forma. A pesar de todo, no está clara la manera precisa cómo ocurrió el final de Mannock. Después de su muerte fue condecorado con la [[Cruz Victoria]].