Abrir menú principal

Cambios

22 bytes añadidos ,  hace 9 años
sin resumen de edición
Una vez allá tomó el mando de los [[mirmidones]] en la batalla y no tardó en ganarse la admiración de todos al matar a [[Eurípilo]], hijo de [[Télefo]]. Éste era un príncipe de [[Anatolia|Asia Menor]] que había llegado en ayuda de los troyanos y avanzaba de forma implacable hacía el campamento griego con el objetivo de incendiar las naves, como no hacía mucho lo había intentado [[Héctor]], según se narra en la ''[[Ilíada]]''. Fue sólo tras un feroz enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre ambos cuando Pirro consiguió derrotarle, e, impresionados por la hazaña y la gran valentía que había demostrado a pesar de su corta edad, los aqueos comenzaron a llamarle por el nombre que conservaría hasta su muerte: Neoptólemo, el "joven guerrero".
 
La misma profecía que exigía que Neoptólemo participase en la guerra también había anunciado que se requería del invencible arco y las flechas de [[Heracles]] para vencer en la guerra. Estos estaban en posesión de [[Filoctetes]]. Antes de la guerra, Filoctetes había sido abandonado en la desierta isla de [[Lemnos]] a causa de haber sido mordido en el tobillo por una serpiente, despidiendo la herida un hedor rancio, sin cura y tan intenso que nadie era capaz de soportar. Serían Ulises (quien inicialmente había tenido la idea de abandonarlo en la isla) junto con Neoptólemo quienes, tras arduos esfuerzos y gracias a la intervención del espíritu de Heracles, lograrían convencer al arquero de olvidar su rencor contra los griegos y seguirles a Troya. Estos sucesos son narrados por [[Sófocles]] en su tragedia ''[[Filoctetes (obra)|Filoctetes]]''.
 
De acuerdo a otras historias, pese a la llegada de Neoptólemo y Filoctetes, la toma de Troya aún parecía imposible. Nadie se lo explicaba hasta que Calcante aclaró que lo que él había dicho era solo parte de la profecía y que la respuesta completa la hallarían en el bosque del [[monte Ida]], cerca de Troya. Se dice que entonces Neoptólemo y sus hombres fueron allí esa tarde, donde encontraron y capturaron al príncipe [[Héleno]], quien tras la muerte de [[Paris]] a manos de Filoctetes había sido expulsado de la ciudad a causa de una pelea con otro de sus hermanos, [[Deífobo]], respecto a que éste se casase con la viuda del difunto Paris, [[Helena (mitología)|Helena]], y desde entonces vagaba por los alrededores de la ciudad en solitario. El príncipe fue llevado entonces al campamento griego donde, en venganza contra su gente por haberlo desterrado, les reveló la parte final de la profecía a sus enemigos: sólo si era traído desde la ciudad de [[Olimpia]] el hombro de marfil del esqueleto de [[Pélope]] (abuelo paterno de [[Agamenón]] y [[Menelao]]) podrían los griegos finalmente vencer a Troya. Así se hizo, y fue sólo entonces cuando, inspirado por [[Atenea]], Ulises concibió la estratagema del [[Caballo de Troya]].
Usuario anónimo