Diferencia entre revisiones de «Tu quoque»

52 bytes añadidos ,  hace 10 años
sin resumen de edición
Se denomina '''''tu quoque''''' ([[locución]] [[latín|latina]] que significa ‘tú también’) al argumento que consiste en rechazar un razonamiento, o considerarlo falso, alegando la inconsistencia de quien lo propone. Es, por tanto, una variante de la [[falacia]] ''[[ad hominem]]'', o de la falacia ''ad personam'' (cfr. Perelman) o ataque personal, mediante la cual se procura demostrar que una crítica o una objeción se aplica igualmente a la persona que la realiza, rechazándola sin entrar a analizarla.
 
Esta falacia se utiliza frecuentemente como una técnica de [[retórica]]. Podría considerarse una variante de la falacia ''[[ad hominem]]'' ya que el objetivo es refutar la afirmación de un individuo desacreditándolo. Con este argumento se busca distraer la atención sobre la cualidad atribuida al sujeto B por el sujeto A, atribuyendo la misma cualidad al sujeto A. Así el sujeto A pierde credibilidad al ser presentado como un [[hipócrita]]. El sujeto B busca así demostrar la falsedad de la proposición enunciada por A.
 
== Origen ==
''Tu quoque'' es el comienzo de la célebre exclamación de [[Julio César]] cuando vio que, entre los conjurados, [[Bruto]], su protegido, también empuñaba el puñal para asesinarlo (15 de marzo del 44 a. C.) La frase completa puede que fuese ''tu quoque, fili mi!'' (‘tú también, hijo mío’mío!’) o ''et tu quoque Brute fili mi!'' (‘¡Bruto, hijo mío, también tú!’), aunque [[Suetonio]] piensa que las dijo en griego (Καὶ σὺ τέκνον;). Con este sentido original, la expresión todavía se usa para indicar la ingratitud por los beneficios recibidos.
 
== Estructura del argumento ==