Diferencia entre revisiones de «The Legend of Zelda: Spirit Tracks»

sin resumen de edición
Sin resumen de edición
''Spirit Tracks'' es la continuación directa de ''Phantom Hourglass'', donde al final de la aventura Link se embarcó en la búsqueda de un nuevo Hyrule. Ahí, los piratas llegan a una tierra deshabitada a la cual bautizan como Hyrule. Los habitantes de la nueva Hyrule tienen un pacto con un demonio que gobernaba como rey en esas áreas. Hubo entonces una épica batalla contra este ser, en donde los espíritus resultaron vencedores. Al no poder exterminarlo por completo, su única alternativa fue mantenerlo aprisionado en lugares remotos con cadenas y grilletes. Dichos grilletes hicieron que Hyrule se extendiera a lo largo de cuatro direcciones, que pasaron a convertirse en los «carriles espirituales» («''Spirit Tracks''»), usados por la población como vías útiles de transporte (en la versión en castellano se les llama "vías sagradas").
 
El juego inicia cien años después, con [[Link (The Legend of Zelda)|Link]], un aprendiz de conductor de ferrocarriles, durante una ceremonia de graduación afuera del castillo de [[Zelda]] en la que habría de entregarse a [[Link (The Legend of Zelda)|Link]]] el título de «maquinista real». Cuando la princesa se acerca a honrarlo con el título, le deja una nota en la que le previene del sospechoso primer ministro, diciéndole que deben encontrarse en secreto en un camino oculto. Así, [[Zelda]] acompaña a [[Link (The Legend of Zelda)|Link]] para resolver el misterio detrás de la desaparición de los carriles espirituales. La primera misión del juego es guiar a la princesa por los pasillos sin ser descubiertos por los guardias del castillo. En este nivel, se puede controlar a [[Link (The Legend of Zelda)|Link]] por medio de la [[pantalla táctil]] al igual que en ''[[The Legend of Zelda: Phantom Hourglass]]'', pero para manejar a [[Zelda]] el jugador debe tocar un ícono en forma de remolino que está conectado a ella y trazar un sendero para que ella lo siga.
 
Al salir del castillo, [[Link (The Legend of Zelda)|Link]] se encuentra con Bigboy, su maestro que le ha entrenado para convertirse en maquinista real. Aparentemente, Bigboy es un ex soldado de [[Hyrule]] que dejó su cargo por alguna razón. Él ayuda a Zelda y Link a escapar a bordo de un tren con destino a la Torre del Espíritu. Mientras ellos investigan en ese lugar, las vías comienzan a desaparecer. Tras un impacto espectacular, el primer ministro decide hacerse cargo del grupo y vence a cada uno los protagonistas, mientras desvela su malvado plan: quiere liberar a Mallard, el maligno demonio mencionado previamente, cuyo espíritu se halla confinado en la Torre de los Dioses. Sin embargo, dado que de Mallard sólo queda su espíritu, Makivelo (el primer ministro) precisa de un cuerpo que reúna ciertas características específicas: el cuerpo de la princesa Zelda. Por lo que la ataca y la "asesina", despojando a su cuerpo de su alma, alma que aparece como una mota de luz brillante (que recuerda a las hadas) y se aleja...
 
Cuando Link recobra la consciencia, se halla tendido en una cama de la enfermería. A su lado está Bigboy, quien está bastante malherido por el ataque de Táligo. Al salir de la enfermería y avanzar un poco por el castillo, encuentra sorprendentemente al espiritu de Zelda deambulando por el castillo, intentando sin éxito comunicarse con quienes halla a su paso. Parece que Link es el único que puede verla y oírla...
Usuario anónimo