Diferencia entre revisiones de «Entrecot»

131 bytes añadidos ,  hace 10 años
→‎Servir: marcar diferencia de receta de restaurante y casera
(quitar espacio en blanco)
(→‎Servir: marcar diferencia de receta de restaurante y casera)
La segunda acepción dice así: “Filete asado o frito de cualquier pieza de una res”. Al señalar que la carne ha de estar -además de fileteada-, frita o asada, se vuelve a poner de relieve que nos encontramos ante una receta culinaria, aunque paupérrima. Con tal definición queda excluido el entrecot a la plancha, quizá el más frecuente de todos. También quedan excluidas las recetas de entrecot de cerdo y de cordero, que en ocasiones son las mismas que las de vacuno. En resumen, ni se identifica correctamente un determinado elemento anatómico del buey en la primera acepción, ni se proporciona en la segunda una receta aceptable, al identificar el entrecot con cualquier filete frito o asado, con tal de que sea de res.
==Servir==
Se suele servir generalmente acompañado con [[ensalada]]s o cubierto por salsas cremosas (algunas de ellas elaboradas con [[queso]] como por ejemplo [[Queso roquefort|roquefort]]), la famosa [[Salsa Café de Paris]], salsa a la pimienta, etcétera. Suele ser una de las ofertas en los [[Steakhouse]]s norteamericanos. Tal es propio de los restaurantes, donde el entrecôte se sirve en raciones individuales emplatadas.
 
Como sucede con la mayoría de las recetas, la del entrecôte está condicionada por el número de comensales. Las cartas de los restaurantes no ofrecen el entrecot entero, sino que a lo más ofrecen un entrecôte doble, para dos personas. En tales condiciones prácticamente sólo cabe ponerlo a la plancha o pasado por la sartén. El lomo de costillar completo —el que abarca siete costillas o su equivalente— queda muy bien al horno. Nieves <ref> “El ramillete del ama de casa”, Editorial Luis Gili, Barcelona, 1919, p. 139. </ref> proporciona una sencilla y efectiva receta. Tras quitarle los nervios y grasa, se macera y adoba con sal, pimienta y zumo de limón. Se sumerge en manteca de vaca o de cerdo desleída, se escurre luego para hacerle perder la manteca sobrante, dejándola solamente húmeda y se coloca en una parrilla a propósito, muy caliente y con una tapa para cubrir la carne. No se destapa hasta el momento de darle la vuelta. A los cuatro o cinco minutos está en su punto, pues tiene que hacerse a fuego muy vivo. En la fuente se coloca vertiendo sobre el entrecôte el jugo que ha soltado. No debe llevar otras salsas.
 
Como sucede con la mayoría de las recetas, la del entrecôte está condicionada por el número de comensales. Las cartas de los restaurantes no ofrecen el entrecot entero, sino que a lo más ofrecen un entrecôte doble, para dos personas. En tales condiciones prácticamente sólo cabe ponerlo a la plancha o pasado por la sartén. El lomo de costillar completo —el que abarca siete costillas o su equivalente— queda muy bien al horno. Nieves <ref> “El ramillete del ama de casa”, Editorial Luis Gili, Barcelona, 1919, p. 139. </ref> proporciona una sencilla y efectiva receta. Tras quitarle los nervios y grasa, se macera y adoba con sal, pimienta y zumo de limón. Se sumerge en manteca de vaca o de cerdo desleída, se escurre luego para hacerle perder la manteca sobrante, dejándola solamente húmeda y se coloca en una parrilla a propósito, muy caliente y con una tapa para cubrir la carne. No se destapa hasta el momento de darle la vuelta. A los cuatro o cinco minutos está en su punto, pues tiene que hacerse a fuego muy vivo. En la fuente se coloca vertiendo sobre el entrecôte el jugo que ha soltado.
== Notas y referencias ==
{{listaref}}
263

ediciones