Abrir menú principal

Cambios

No hay cambio en el tamaño ,  hace 8 años
m
Su ópera cómica en un acto, ''El oso'', fue bien recibida en el [[Festival de Aldeburgh]] de 1967, y gracias a ello le llegaron de nuevo importantes encargos, como el de la [[Orquesta Filarmónica de Nueva York]] (''Capriccio burlesco'', 1968) o el de la [[San Francisco Symphony]] (''Improvisations on an Impromptu of Benjamin Britten'', 1969). Sus ciclos de canciones a partir de entonces fueron estrenados por artistas tan destacados como [[Peter Pears]] (''Anon. in love'', 1960) y [[Elisabeth Schwarzkopf]] (''A Song for the Lord Mayor's Table'', [[1962]]).
 
En su década final, Walton encontró la composición cada vez más difícil. Intentó en varias ocasiones componer una tercera sinfonía para [[André Previn]], pero nunca finalizó el encargo. Sus obras finales son sobre todo reorquestaciones o revisiones de música anterior, y música coral para la litúrgia. En 1949 se trasladó a vivir a Italia, a la isla [[Ischia]], con su esposa [[argentina]] Lady [[Susana Walton]] (nacida Gil), autora del jardín de '''La Mortella'''. MuríoMurió allí en 1983.
 
Desde su muerte, la música de Walton ha ido ganando atención, tanto en interpretaciones públicas como en grabaciones. De hecho, a medida que la historia de la música clásica de posguerra continúa siendo reevaluada, la figura de Walton se ve menos, como un representante pasado de moda de una era perdida, y más, como un compositor muy individualista que escribió en un idioma atractivo y personal.