Diferencia entre revisiones de «Montañas Grises»

4 bytes añadidos ,  hace 15 años
 
Al norte del gran Bosque Negro se encuentra una cadena montañosa que va de este a oeste y que marca la frontera septentrional de Rhovanion. Son las Montañas Grises, o Ered Mithrin en Sindarin; compuesto por Ered, pl de orod, “Montañas”, raíz '''OROT''' (por metafonía, cambia _o_ por _e_); y Mithrin, pl de mithren; “Grises”, raíz '''MITH'''.
De sus laderas meridionales nace el [[río Greylin]], una de las fuentes del ''[[Anduin'']] y el [[Río del Bosque]], otra importante vía fluvial del norte de [[Rhovanion]]. Las montañas son ricas en minerales, especialmente oro. Muchos de los pueblos de la Tierra Media las contemplaron en su paso al oeste, puesto que entre estas y el Bosque Verde había un ancho paso que permitieron, primero a [[Elfos]] y luego a Hombres cruzar hacia Beleriand; ya sea a través de las [[Montañas Nubladas]] en el norte o descendiendo por el Anduin hasta los pasos más meridionales. Sus laderas septentrionales marcan la frontera con las yermas tierras de El [[Brezal Marchito]] lugar de nacimiento y hogar de los [[Dragones]], que en la [[Tercera Edad]] asolaron el norte de Rhovanion.
Las Montañas Grises fueron, desde tiempos inmemoriales, tradicional hogar de los [[Enanos]]. Los Barbiluengos de [[Khazad-Dûm]] las consideraban como parte de su reino, desde la Primera Edad del Sol y siempre hubo comunidades de enanos explotando sus minerales. Aunque la gran colonización se dio a mediados de la Tercera Edad, luego de la caída de Moria; cuando los enanos expulsados por el Balrog, en su gran mayoría, se dirigieron al norte y las ocuparon. En 2210 TE Thorin I, hijo de Thráin I abandona Erebor y se dirige con su pueblo a engrosar las comunidades Enanas de las montañas; y a partir de ese momento y por algunos siglos, los Enanos prosperan de nuevo. Pero los dragones se enteraron de esta prosperidad, y por que siempre fueron amantes de metales y piedras preciosas; “(…) ''cobraron fuerza, y se multiplicaron e hicieron la guerra a los Enanos y estropearon sus obras. Finalmente, Dáin I, junto con su hijo segundo, fue muerto a las puertas de sus estancias por un gran dragón frío''…”
 
5102

ediciones