Diferencia entre revisiones de «Iglesia de San Martín (Madrid)»

El interior es sencillo y diáfano, aunque con detalles de gran elegancia, como el juego de ménsulas que sostiene la cornisa, las pilastras o las tribunas con forma de balcón que asoman a la nave. Del mobiliario original es poco lo que subsiste. El altar mayor se decora con un retablo neorrenacentista, presidido por un relieve representando a ''san Martín de Tours y el mendigo'', obra de [[Ricardo Bellver]]. Varias imágenes y retablos, la mayoría de factura moderna, se reparten por las capillas.
 
La fachada principal recae a la calle Desengaño. Presenta un fuerte carácter monumental, aun dentro de los [[Arquitectura herreriana|cánones escurialenses]] que imperaban en el sigo XVII en la aquitectura madrileña. Se estructura esta fachada en dos cuerpos, rematando la sección central un frontón triangular y las laterales sendas torres prismáticas. Llama la atención el empleo masivo del ladrillo en los paramentos y su desnudez decorativa, en claro contraste con la portada, en la que se emplea el granito y un abigarrado diseño. La antedicha portada se compone a modo de retablo, con dos columnas exentas sobre altos plintos flanqueando el ingreso y un cuerpo superior, muy decorado, con una hornacina que aloja un grupo escultórico representando al venerable [[Agostino Adorno]], fundador de los Clérigos Menores, ante la Virgen de Portacoeli, antigua advocación del convento.
Es ésta una de las más destacadas fachadas barrocas que se conservan en Madrid, después de la destrucción de muchas de las que existían en diversos avatares, como la Desamortización o la Guerra Civil, y a pesar de ver alterada en cierta medida su imagen por la adición de una moderna fachada en el edificio contiguo. En la iglesia, se bautizó [[Ramón Gómez de la Serna]].