Diferencia entre revisiones de «Jacques de Borchgrave»

No hay cambio en el tamaño ,  hace 10 años
sin resumen de edición
Sin resumen de edición
 
== Vida ==
Era hijo del destacado diplomático belga [[Emile de Borchgrave]]. Casó en [[MastriqueMaastricht]] el [[28 de octubre]] de [[1933]] con Thérèse Dorothée Mooser Mc Greevy, de 41 años, natural de [[San Francisco (California)|San Francisco]] ([[EE. UU.]]). Antes de la Guerra Civil Borchgrave era el representante de la [[Mercedes-Benz]] en España.
 
El [[20 de diciembre]] de 1936 salió de la embajada belga en su coche oficial, y ya no se le volvió a ver. El [[28 de diciembre]], el Encargado de Negocios de la Embajada de Bélgica en Madrid, [[Joe Berryer]], descubrió el cuerpo sin vida del Barón Borchgrave en una fosa común en la localidad de Fuencarral, con 3 tiros a quemarropa (2 en la espalda y 1 en la cabeza). El cadáver, horriblemente mutilado, sólo pudo ser identificado por el nombre del sastre belga que llevaba en su traje.
 
La primera versión oficial del gobierno de [[Francisco Largo Caballero|Largo Caballero]] fue que murió en un bombardeo franquista sobre Madrid, pero luego se sostuvo que había sido apresado por elementos de las [[Brigadas Internacionales]], sometido a consejo de guerra sumarísimo —acusado de haber prestado servicios de espionajesespionaje para el [[Francisco Franco|Generalgeneral Franco]] y de haber favorecido la deserción de voluntarios belgas— y fusilado. Un mes después del asesinato la justicia republicana no había encontrado ninguna prueba de tales acusaciones, de modo que el gobierno de [[Leopoldo III de Bélgica|Leopoldo III]] (encabezado por [[Paul van Zeeland]]) exigió disculpas oficiales, honores militares en los funerales de la víctima, una indemnización a la familia, y por último, castigo para los culpables.
 
El gobierno republicano se negó a admitir cualquier tipo de responsabilidad y encontró excesiva la cantidad fijada para la indemnización. Ya que los belgas carecían de pruebas del asesinato, Largo Caballero decidió someter el caso ante el [[Corte Permanente de Arbitraje|Tribunal de La Haya]]. En enero de [[1938]] ambos gobiernos renunciaron a proseguir el contencioso por falta de pruebas de la participación de agentes del gobierno de Largo Caballero en el asesinato. Por su parte, el gobierno republicano se avino a pagar una indemnización de un millón de francos belgas.