Diferencia entre revisiones de «El desvío»

456 bytes añadidos ,  hace 8 años
 
== Sinopsis ==
Gabriela (Duplaa), Mauro (Echarri), Eduardo (D'Elía) y Sebastián (Pauls) son cuatro amigos que emprendenquisieran una escapadamejor devida [[finen decomparación semanacon largo]],la tomandoque unallevan: rutaGabriela paraaspira huira deser miseriasuna laboralesgran y[[actriz]]. faltaEduardo detrabaja oportunidades.vendiendo Sucede[[celulares]], quey poren ella accidenteespera de otroun automóvil,[[aumento]] quedanque alno costadollega. delMauro caminose susgana cuatrola pasajerosvida muertoscomo [[taxista]], y unSebastián millóntrabaja delante de una [[dólarescomputadora]], sinalimentando dueñosus dentrosueños del auto[[millonarios]].
 
Una noche previa a un [[fin de semana largo]] improvisan una salida nocturna, tras un recital de [[Memphis La Blusera]] donde se quedan con los bolsillos vacíos. Suben a la camioneta de Sebastián, y se van lejos de la ciudad a hacer un [[fogón]] al costado de la ruta. Esa misma noche, Eduardo y Mauro encuentran un auto chocado, con dos cadaveres y un millón de [[dólares]] sin dueño en el asiento trasero.
Los amigos se llevan la plata pensando que se habían sacado la lotería y que nadie la reclamaría al no haber testigos de lo ocurrido. Se van a [[Mar del Plata]] para disponer del dinero y divertirse (aunque no gastan todo, ya que una parte del botín se queda en un viejo galpón que pertenecía al tío de Gabriela). Es cuando regresan que Mauro recuerda que uno de los que estuvo en el accidente, antes de morir, le dijo dos palabras: "El Molino".
 
Los amigos se llevan la plata pensando que se habían sacado la [[lotería]], y que nadie la reclamaría al no haber testigos de lo ocurrido. Se van a [[Mar del Plata]] para disponer del dinero y divertirse (aunque no gastan todo, ya que una parte del botín se queda en un viejo galpón que pertenecía al tío de Gabriela). Es cuando regresan que Mauro recuerda que uno de los que estuvo en el accidente, antes de morir, le dijo dos palabras: "El Molino".
 
Eduardo y Mauro deciden ir al lugar, y al llegar, encuentran a una chica (Moro) amordazada, atada a una cama, y con los ojos vendados. Cuando le sacan la venda, ella dice llamarse Mariana, y les pregunta qué por qué la tenían cautiva ahí todavía, y si su madre ya les había pagado.
7

ediciones