Diferencia entre revisiones de «Pinturas negras»

27 bytes añadidos ,  hace 7 años
Dos mujeres y un hombre
(Dos mujeres y un hombre)
'''''Pinturas negras''''' ([[1819]]–[[1823]]) es el nombre que recibe una serie de catorce obras murales de [[Francisco de Goya]], pintadas con la técnica de óleo ''al secco'' (sobre paredes recubiertas de yeso). Las creó como decoración de los muros de su casa, llamada la [[Quinta del Sordo]], que había adquirido en febrero de [[1819]]. Estos murales fueron trasladados a lienzo a partir de [[1874]], y actualmente se conservan en el [[Museo del Prado]] de [[Madrid]].
 
La serie, a cuyos óleos Goya no puso título, fue catalogada en [[1828]] por el amigo de Goya [[Antonio Brugada]]<ref>Han sido variadas las propuestas de título para estas pinturas. La más temprana se debe al inventario de bienes del pintor que Antonio Brugada realizó tras la muerte de Goya.{{Cita|Después de la muerte de Goya, Antonio Brugada había realizado un inventario de estas obras y había propuesto una serie de nombres para cada una de ellas, nombres, que en algunos casos, fueron completados o cambiados posteriormente por la crítica especializada.|[http://museoprado.mcu.es/aquelarre.html Museo del Prado, serie didáctica en línea «Mirar un cuadro»: ''El aquelarre''.]}}</ref> y se compone de los siguientes lienzos: ''[[Átropos o Las Parcas|Átropos]]'' o ''Las Parcas'', ''[[Dos viejos]]'' o ''Un viejo y un fraile'', ''[[Dos viejos comiendo sopa]]'', ''[[Duelo a garrotazos]]'' o ''La riña'', ''[[El aquelarre (1823)|El aquelarre]]'', ''[[Hombres leyendo]]'', ''[[Judith y Holofernes]]'', ''[[La romería de San Isidro]]'', ''[[MujeresDos riendomujeres y un hombre]]'', ''[[Peregrinación a la fuente de San Isidro]]'' o ''Procesión del Santo Oficio'', ''[[Perro semihundido]]'' o más simplemente ''El perro'', ''[[Saturno devorando a un hijo]]'', ''[[Una manola: doña Leocadia Zorrilla]]'' y ''[[Visión fantástica o Asmodea|Visión fantástica]]'' o ''Asmodea''.
 
La casa de Goya, junto con las pinturas murales, pasaron a ser propiedad de su nieto Mariano Goya en 1823, año en que Goya se la cede, al parecer para preservar la propiedad de posibles represalias tras la restauración de la [[monarquía absoluta]] y la represión de liberales [[Fernando VII de España|fernandina]]. Durante 50 años la existencia de las ''Pinturas negras'' fue escasamente conocida (solo algunos críticos, como [[Charles Yriarte]] las describieron).<ref>Charles Yriarte, ''Goya, sa vie, son oeuvre'' (1867).</ref> A partir de [[1874]], y en un lento proceso que duró varios años, fueron trasladadas de revoco a lienzo por [[Salvador Martínez Cubells]] a instancias del barón [[Émile d’Erlanger]],<ref>''Cfr.'' Valeriano Bozal (2005), vol. 2, pág. 247:{{Cita|Salvador Martínez Cubells (1842–1914), restaurador del Museo del Prado y académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, trasladó las pinturas a lienzo por encargo del que en aquel momento, 1873, era propietario de la quinta, el barón Fréderic Emile d'Erlanger (1832–1911). Martínez Cubells realizó este trabajo ayudado por sus hermanos Enrique y Francisco (...)|Valeriano Bozal, ''Francisco Goya, vida y obra'' (2 vols.), Madrid, Tf. Editores, 2005, vol. 2, pág. 247, ISBN 84-96209-39-3.}}</ref> un banquero [[Francia|francés]], de origen alemán, que tenía intención de venderlas en la [[Exposición Universal de París de 1878]]. Sin embargo, él mismo las donó, en [[1881]], al [[Museo del Prado]], donde actualmente se exponen.
[[Archivo:Quintasordo.svg|thumb|300px|Diagrama con la ubicación original de las ''Pinturas negras'' en la Quinta del Sordo.]]
* '''Planta baja''': Se trataba de un espacio rectangular. En los lados largos existían dos ventanas cercanas a los muros cortos. Entre ellas aparecían dos cuadros de gran formato muy apaisado: ''[[La romería de San Isidro]]'' a la derecha, según la perspectiva del espectador y ''[[El aquelarre (1823)|El aquelarre]]'' a la izquierda. Al fondo, en el lado corto enfrentado al de la entrada, una ventana en el centro con ''[[Judith y Holofernes]]'' a su derecha y el ''[[Saturno devorando a un hijo]]'' a la izquierda. A ambos lados de la puerta se situaban ''[[La Leocadia]]'' (frente a ''Saturno'') y ''[[Dos viejos]]'' o ''Un viejo y un fraile'' frente a ''Judith''.
* '''Planta alta''': De las mismas dimensiones que la planta baja, sin embargo solo tenía una ventana central en los muros largos, a cuyos lados se situaban dos óleos. En la pared de la derecha conforme se entraba se hallaban ''[[Visión fantástica o Asmodea]]'' cerca del espectador y ''[[Procesión del Santo Oficio]]'' más alejada. En el de la izquierda estaban ''[[Átropos o Las Parcas]]'' y ''[[Duelo a garrotazos]]'' sucesivamente. En el muro corto del fondo se veía ''[[MujeresDos riendomujeres y un hombre]]'' a la derecha del vano y a la izquierda ''[[Hombres leyendo]]''. A mano derecha de la puerta de entrada se encontraba ''[[Perro semihundido|El Perro]]'' y a la izquierda pudo situarse ''[[Cabezas en un paisaje]]''.
 
En una de las sobrepuertas estaría ''[[Dos viejos comiendo sopa]]'', que Glendinning localiza en la de la sala baja, por el diseño del papel pintado que aparece en su correspondiente fotografía de Laurent.
Desde otro punto de vista, la planta baja, peor iluminada, contiene cuadros de fondo mayoritariamente oscuro (excepto ''La Leocadia,'' si bien viste de luto y aparece en la obra una posible tumba, quizá la del propio Goya). En ella es muy abundante la presencia de la muerte y la vejez del hombre. Incluso la decadencia sexual, según se interpreta freudianamente la relación con mujeres jóvenes que sobreviven e incluso castran al hombre (Leocadia y Judith respectivamente). Los viejos comiendo sopa, otros dos "viejos" en el cuadro de formato vertical homónimo, el avejentado [[Saturno (mitología)|Saturno]]... representan la figura masculina. Saturno es, además, el dios del tiempo y la encarnación del carácter melancólico, relacionado con la bilis negra, en lo que hoy llamaríamos depresión.
 
En la segunda planta Glendinning aprecia un contraste entre la risa y el llanto (la sátira y la tragedia) y entre los elementos de la tierra y el aire. Para la primera dicotomía ''Hombres leyendo'', con su ambiente de seriedad, se opondría a ''MujeresDos riendomujeres y un hombre''; estos son los dos únicos cuadros oscuros de la sala y marcarían la pauta —el espectador los contemplaba al fondo de la estancia al acceder a ella— de las oposiciones de los demás. Así en las escenas mitológicas de ''Asmodea'' y ''Átropos'' se percibiría la tragedia, mientras que en otros, como la ''Peregrinación del Santo Oficio'' vislumbramos una escena satírica. En cuanto al segundo de los contrastes, hay figuras suspendidas en el aire en los dos cuadros antes mencionados y hundidas o asentadas en la tierra en el ''Duelo a garrotazos'' y en el ''Santo Oficio''. Pero ninguna de estas hipótesis soluciona satisfactoriamente la búsqueda de una unidad en el conjunto de los temas de la obra analizada.
 
=== Estilo ===