Diferencia entre revisiones de «Cargas térmicas de climatización»

El cálculo se hace para las condiciones exteriores más desfavorables. Los sistemas de regulación y control de la instalación se encargarán de adaptar la potencia de los aparatos terminales a las cargas reales en cada momento.
 
Básicamente, el cálculo consiste en obtener las pérdidas o ganancias por trasmisión de cada una de laslos superficieselementos de cierre del local, que son función de su [[transmitancia térmica]], delde elementosu de cierresuperficie y de la diferencia de [[temperatura]]s de cálculo entre el interior y el exterior (o de otro local con temperatura distinta a la del estudiado); un cálculo más afinado exige que también se calculen las pérdidas o ganancias por los [[Puente térmico|puentes térmicos]] que pueda haber en los separadores, que se hace del mismode modo análogo. Luego se calcula la cantidad de energía térmica necesaria para calentar o enfriar el aire de [[ventilación]], función del caudal exigido por la normativa y de la diferencia de temperaturas.
 
Específicamente para [[refrigeración]], además de lo dicho en el párrafo anterior, hay que tener en cuenta también el soleamiento que pueda entrar por los huecos acristalados, función de la superficie, de la orientación y de la inclinación de estos, en el día más desfavorable del año. También las cargas interiores, por ocupación, iluminación y maquinaria (que en [[calefacción]] son favorables). Y, por supuesto, las [[Calor latente|cargas latentes]], debidas a la necesidad de condensar la [[humedad del aire]], tanto interiores (especialmente la [[evapotranspiración]] de los ocupantes, así como las posibles actividades productoras de vapor), como las exteriores (humedad contenida en el aire de ventilación).