Diferencia entre revisiones de «Sudario de Turín»

17 bytes añadidos ,  hace 8 años
Estilo
(Traducción de texto y dos referencias.)
(Estilo)
 
El sudario mide 436 cm × 113 cm.
Los orígenes del sudario y su figura son objeto de debate entre científicos, teólogos, historiadores e investigadores. Algunos sostienen que el sudario es la tela que se colocó sobre el cuerpo de [[Jesucristo]] en el momento de su entierro, y que el rostro que aparece es el suyo. Otros afirman que este objeto fue creado en la [[Edad Media]].<ref>William Meacham, ''The Authentication of the Turin Shroud: An Issue in Archaeological Epistemology'', Current Anthropology, Volume 24, No 3, June 1983.</ref> La [[Iglesia Católica]] no ha manifestado oficialmente su aceptación o rechazo hacia el sudario, pero en 1958 el papa [[Pío XII]] autorizó la imagen en relación con la [[devoción]] católica hacia la Santa Faz de Jesús.<ref>Joan Carroll Cruz, OCDS (2003): ''Saintly men of modern times'' (pág.&nbsp;200); ISBN 1-931709-77-7.</ref>En 1988 la santa sede autorizó la datación por Carbonocarbono-14 de la sábana, que se realizó en tres laboratorios diferentes, y los tres laboratorios dataron la tela entre los siglos XIII y XIV (1260-1390).<ref name="Turin_Nature" /> La Iglesia Católica aceptó la datación realizada<ref>http://www.redentoristas.org/sabanasanta/carbono.htm]</ref>, sin retirar el culto al objeto por representar algo, de la misma manera que se reza ante una cruz de madera por lo que representa.
 
La imagen de la sábana se puede apreciar más claramente en [[negativo fotográfico|negativo]], debidamente contrastado, que en el color sepia original. La imagen en negativo fue contemplada por primera vez en la noche del 28 de mayo de 1898, en el reverso de la placa fotográfica del fotógrafo amateur [[Secondo Pia]], que estaba autorizado para fotografiarla mientras se exhibía en la Catedral de Turín.
=== Estudios oficialmente autorizados. ===
 
Con el permiso de Humberto de Saboya, dueño de la reliquia en aquella fecha, fue nombrada una comisión de estudio en 1973. Esta comisión, básicamente semejante a otra que se había limitado a examinar la tela en 1969, incluía serólogos forenses, anatomistas, radiólogos, historiadores, físicos, etc. Los resultados de la investigación fueron cautelosos; aunque no favorables a la autenticidad en algunos casos, no la excluíanexcluía de manera concluyente.<ref>{{cita libro |apellido=Nickell |nombre=Joe |título=Inquest of the Shroud of Turin |año=1998 |editorial=Prometeus Books |ubicación=New York |páginas=111ss. |cita=}}</ref>
 
En 1978 se llevó a cabo un estudio detallado por un grupo de científicos estadounidenses llamado ''Shroud of Turin Research Project'' ("STURP"), financiado por la "Holy Shroud Guild"<ref>[http://er.jsc.nasa.gov/seh/shroud.html] (article reprinted from NASA's Jet Propulsion Laboratory's house magazine, "JPL Universe," July 5, 1977.)</ref>, una organización religiosa dedicada a la promoción de la reliquia.<ref>[http://holyshroudguild.org/about-us.html]</ref> No encontraron pruebas fiables para afirmar que se trataba de una falsificación, y consideraron que la aparición de la imagen era todo «un misterio».<ref>[http://www.shroud.com/78conclu.htm Shroud.com] (resumen de las conclusiones de STURP, de 1981; en inglés).</ref>
 
En 1988 se efectuó una prueba de [[datación por radiocarbono]] con pequeños fragmentos del sudario. Los laboratorios de la [[Escuela Politécnica Federal de Zúrich]], la [[Universidad de Oxford]] y la [[Universidad de Arizona]] determinaron que la Sábana Santa data de la [[Edad Media]], entre 1260 y 1390 (±10 años).<ref name="RemarkableDiscoveries">{{cita libro|apellidos=Ashall|nombre=Frank|título=Remarkable Discoveries!|editorial=[[Cambridge University Press]]|isbn=0521589533|página=36}}</ref> con una fiabilidad del 95%. Los resultados fueron publicados en la revista científica ''Nature''.<ref name='Turin Nature'>{{cita publicación|título=Radiocarbon dating of the Shroud of Turin|publicación=Nature|fecha=1989-02|nombre=P. E.|apellido=Damon|coautores=D. J. Donahue, B. H. Gore, A. L. Hatheway, A. J. T. Jull, T. W. Linick, P. J. Sercel, L. J. Toolin, C. R. Bronk, E. T. Hall, R. E. M. Hedges, R. Housley, I. A. Law, C. Perry, G. Bonani, S. Trumbore, W. Woelfli, J. C. Ambers, S. G. E. Bowman, M. N. Leese, M. S. Tite|volumen=337|número=6208|páginas=611–615|doi= 10.1038/337611a0|url=http://www.nature.com/nature/journal/v337/n6208/abs/337611a0.html|fechaaceso=2007-11-18}}</ref> Dicha datación se corresponde cronológicamente con la primera aparición histórica documentada;, lo que fortalece una explicación científicamente coherente en la que la creación de la pieza se habría producido en los años inmediatamente anteriores a esta primera exhibición pública de 1357.
 
Entre junio y julio de 2002 un equipo de expertos bajo la dirección de Mechthild Flury-Lemberg, conservadora del Museo histórico de Berna (Suiza), realizó una tarea de restauración del lienzo, que se acompañó del escaneo, espectrometrías, microfotografías, etc., y el lienzo fue guardado en una teca especialmente diseñada en condiciones óptimas para su conservación, que, al parecer, estaba amenazada desde hacía años. En estos trabajos se levantó por primera vez el forro posterior que cubría la tela.<ref>Rodríguez Saldaña, A. ''La conservación y restauración de la síndone'', http://www.lasabanasanta.org/docs/restauracion.pdf</ref>
 
Pese a que se pensó que la datación de 1988 podía dejar zanjada la cuestión, ni éste ni los trabajos subsiguientes han acallado la polémica entre los defensores y los detractores de la autenticidad del lienzo en el ámbito de lo que ellos llaman “'''sindonología'''” (estudios sobre la ''síndone'' -del griego σινδών ''sindon'', [[mortaja]], la palabra utilizada en el [[Evangelio de Marcos]] para referirse al tipo de tela que [[José de Arimatea]] compró para usarla de sábana mortuoria-). Aspectos de estas polémicas como los antecedentes históricos del lienzo, la formación de la imagen, la naturaleza del tejido, la datación, etc., se recogerán a continuación.
Se cuenta que la Imagen de [[Edesa]] (también llamada Mandylion) contenía la imagen del rostro de Cristo, y existen noticias fiables de su existencia desde el [[siglo VI]]. Algunos ven una correlación entre el Sudario de Turín y la Imagen de Edesa. Ninguna leyenda relativa a la imagen lleva a pensar que contuviera la imagen de un Jesús malherido, sino que mencionan que la imagen fue transmitida a la tela por el propio Jesús. Suele describirse como una mera representación del rostro de Jesús, no del cuerpo entero. Los defensores de la teoría de que la imagen de Edesa y el sudario son el mismo objeto, liderados por Ian Wilson, creen que siempre estuvo plegado de manera que sólo mostraba la cara.
 
Las antiguas ''[[Leyendas de Abgaro]]'' sitúan el lienzo en la ciudad de [[Edesa]] (650&nbsp;km al norte de Jerusalén), durante el reinoreinado del rey [[Abgaro V]] (en el siglo&nbsp;I). El antiguo historiador Eusebio ([[325]]) habla de esa leyenda, refiriendo a la “[[Imagen de Edesa]]”, y relata que cuando el lienzo con la imagen fue llevado al rey por el discípulo Tadeo, el rey fue curado de su lepra.
[[Evagrio]] ([[590]]) se refiere al lienzo como “acheiropoieta” -no hecho por manos humanas-. Los ''[[Actos del Santo Apóstol Tadeo]]'' (siglo VI) hablan de la “tetradiplon” (tela doblada en cuatro).
[[San Juan Damasceno]], durante los debates iconoclastas del siglo&nbsp;VIII, llamó al Sudario como “himatión” o larga-tela.
Los griegos bizantinos continúan hablando de la acheiropoieta: (imagen no hecha por manos humanas) y del “Mandylion” - o pequeña toalla. Algunos defensores de la autenticidad del Sudario defienden que este era el Mandylion doblado en cuatro partes.
 
Se citan tres muestras principales de evidencia para identificarla con el sudario. [[Juan de Damasco]] menciona la imagen en su obra anti-[[iconoclasia|iconoclasta]] ''Sobre las imágenes santas'' [http://www.ccel.org/ccel/damascus/icons.html], describiéndola como una «cinta» o tela oblonga, en lugar de un cuadrado, como sostienen otras notificaciones de la tela de Edesa.
Con motivo del traslado de la sábana a [[Constantinopla]] en [[944]], Gregorio Refrendario, [[arcediano (diácono)|arcediano]] de la [[Iglesia de Santa Sofía|Hagia Sophia]] (Constantinopla), dio un sermón sobre el mismo. Dicho sermón se perdió, pero volvió a aparecer en los archivos del Vaticano, y en 2004 fue traducido al inglés por Mark Guscin.<ref name="Traducción de Mark Guscin">{{Cita web|url=http://www.shroud.com/pdfs/guscin3.pdf|título=The sermon of Gregory Referendarius"|idioma=inglés|año=2004|autor=Mark Guscin|páginas=13}}</ref> El sermón, según la controvertida traducción de Guscin, que se basaba en la de André-Marie Dubarle y otros, diría que la tela de Edesa contenía una referencia a la herida del costado, lo que sugiere que la imagen representaría el cuerpo entero de Jesús. Sin embargo, esta traducción fue abandonada incluso por su autor.<ref name="Addendum to Translation of Sermon by Gregory Referendarius">{{Cita web|url=http://www.shroud.com/pdfs/guscin3a.pdf|título=Addendum to Translation of Sermon by Gregory Referendarius}}</ref> También han aparecido otros documentos en la [[Biblioteca del Vaticano]] y en la [[Universidad de Leiden]] ( ''Códice Vossianus Latinus Q69'' y ''Códice de la Biblioteca Vaticana 5696'') que hablan de una impronta del cuerpo entero en una supuesta carta de Jesús al rey Abgaro: ''«[Non tantum] faciei figuram sed tocius corporis figuram cernere poteris»'' (‘No sólo podrás ver la imagen/figura de la cara, sino también la imagen/figura del cuerpo entero’).{{cita requerida}}
 
Otros autores, como Antonio Lombatti<ref name="Lombatti1">[http://www.cicap.org/piemonte/cicap.php?section=articoli&tipo=articolo&nome=4_sindone_storie#n La Sindone e le storie impossibili (2)], Approfondimento Sindone, 2010</ref> y Andrea Nicolotti,<ref>[http://www.unito.it/csr Forme e vicende del Mandilio di Edessa secondo alcune moderne interpretazioni], en Adele Monaci Castagno ed., ''Sacre impronte e oggetti «non fatti da mano d’uomo» nelle religión'', Atti del Convegno Internazionale – Torino, 18-20 maggio 2010</ref> han rechazado la idea de que el Mandylion pudiera ser el lienzo de Turín. Ellos señalan que hay diferencias cruciales entre uno y otro (fundamentalmente que el Mandylon retrata a un hombre vivo, con los ojos abiertos -cf. ilustración adjunta al texto-), las descripciones del Mandylion siempre se refieren a un rostro, nunca se ha descrito la tela como una sábana y los que hablan de un sudario lo diferencian del Mandylion como dos objetos diferentes. La hipótesis de un lienzo doblado les parece “fantástica”. Nicolotti sugiere que ciertas diferencias en los textos respecto al origen y forma del lienzo podrían deberse a que se habla de oídas o se estáestán contemplando copias diversas, que existieron en la época. El método de trabajo de los partidarios de la identificación ha sido criticado seriamente por Nicolotti, que considera que trabajan con frases descontextualizadas. En la misma línea, en ''L’Image D’Édesse, Romain et Constantin'',<ref>Monaci Castagno, Ibid, p. 254</ref> Bernard Flusin juzga que los métodos de trabajo de Guscin son académicamente inválidos.
 
'''Posible ilustración del Sudario en el Codice Pray'''
 
En la Biblioteca Nacional de Budapest se encuentra el '''[[Códice Pray]]''', el texto más antiguo que sobrevive en [[idioma húngaro|húngaro]]. Fue escrito entre los años 1192 y 1195 (65 años antes de la más antigua fecha determinada por el Carbonocarbono-14 de 1988) bajo el reinado de [[Bela III de Hungría]], criado en [[Constantinopla]]. Según algunos autores,<ref>Daniel Scavone et allia: [http://www.shroud.com/bar.htm#scavone Deconstructing the "Debunking" of the Shroud]</ref> una de sus ilustraciones muestra preparaciones para la sepultura de Cristo. Dicha ilustración incluiría una mortaja con el mismo tejido de patrón de espiga como el Sudario, más 4cuatro agujeros de quemadura cercanos a uno de los bordes. Los agujeros forman una “L”.
 
Para estos autores lo llamativo es que ese extraño patrón de agujeros se encuentra en el Sudario de Turín. Son agujeros de quemaduras, posiblemente causados por un atizador o brasas de incienso. Según los registros el sudario era conservado en la capital del Imperio bizantino, y exhibidaexhibido todos los viernes, acontecimiento con el que Bela III pudo haber estado muy familiarizado en su estadía en Constantinopla, y, eventualmente, después fue tomado el patrón del manto para elaborar el códice Pray.
 
Gian Marco Rinaldi<ref>[http://sindone.weebly.com/pray.html Il Codice Pray]</ref> mantiene, por el contrario, que lo que se dice que es el sudario es en realidad la tapa del sarcófago adornada con trazos quebrados y que los redondeles que aparecen en la ilustración no son quemaduras sino ornamentos, como aparecen en la cubeta del sarcófago (junto con cruces) y en los vestidos de los personajes. Mantiene que la iconografía de la ilustración del ''Códice Pray'' es consistente con la de las “Santas Mujeres” de la época. También la imagen del embalsamamiento de Jesús es similar a otras del período.<ref>[http://www.flickr.com/photos/ana_sudani/460090622/in/photostream/ Altar de Lübeck, Schleswig-Holstein, siglo XIV]</ref> Daniel Scavone,<ref>''Acheiropoietos Jesus Images in Constantinople: the Documentary Evidence'', The Shroud of Turin Story Guide to the Facts 2006, http://www.shroudstory.com/scavone/scavone1.htm, p. 7</ref> afirma que la iconografía de Jesús en la tumba, desnudo y con las manos cruzadas en el pubis aparece en forma de “lamentatio” o “threnos” en el Imperio Bizantino hacia 1.1001100. Charles Freeman, por su parte, hace notar que la posición del cuerpo en el Códice Pray era habitual en los enterraientos medievales y señala unas cuántascuantas diferencias entre él y el hombre del sudario de Turín.<ref>"The Shroud of Turin and the Image of Edessa: A Misguided Journey", ''The Skeptical Shroud of Turin Website'', 2012 May 24, http://freeinquiry.com/skeptic/shroud/articles/freeman_shroud_edessa_misguided_journey/</ref>
 
En [[1203]], un cruzado llamado Robert de Clari asegura haber visto en la Iglesia de Santa María de Blanquerna de Constantinopla una tela con la imagen de Jesús: «Donde estaba el sudario en el que nuestro Señor fue envuelto, y que cada viernes se alzaba bien alto para que uno pudiera ver en él la figura de nuestro Señor». La cita tiene importancia porque es el primer testimonio que se conoce de un sudario con imagen. Pero, al mismo tiempo, también menciona el Mandylion que se encontraba en el palacio de Bucoleón,<ref name="Lombatti1"/> lo que hace difícil la identificación de las dos imágenes.
1517

ediciones