Abrir menú principal

Cambios

 
=== La revuelta nobiliaria de 1272-1273 ===
A comienzos de 1272, un grupo de magnates, entre los que se contaban [[Nuño González de Lara "el Bueno"]], [[Esteban Fernández de Castro]], Simón Ruiz de los Cameros, [[señor de los Cameros]], y [[Lope Díaz III de Haro]], [[señor de Vizcaya]], se reunió en el municipio vallisoletanoburgalés de [[Lerma (Burgos)|Lerma]] con el propósito de comprometerse a luchar contra [[Alfonso X de Castilla]] si no accedía a las reclamaciones de los allí reunidos, quienes acordaron que el infante [[Felipe de Castilla]], presente en la reunión y portavoz de los conspiradores, debería entrevistarse con el [[Reino de Navarra|rey de Navarra]] a fin de conseguir que el monarca les concediese asilo en su reino, si se veían obligados a abandonar el [[reino de Castilla y León]]. El infante Felipe, viudo de sus dos primeras esposas, estaba casado con [[Leonor Rodríguez de Castro]], sobrina de Nuño González de Lara, pues era hija de su hermana.<ref>{{Cita Harvard|Ibáñez de Segovia Peralta y Mendoza|1777|p=277}}</ref>
 
Tras la reunión de los magnates conjurados en [[Lerma (Burgos)|Lerma]], Alfonso X intentó descubrir qué había ocurrido realmente en ella, comunicándose con su hermano el infante Felipe y con el [[Casa de Lara|señor de Lara]]. No obstante, el infante Felipe eludió responder a las cuestiones planteadas por su hermano, al tiempo que se excusaba de acudir junto con sus tropas a [[Andalucía]] en servicio del rey, pues adujo que se había producido un retraso en el cobro de su soldada anual, y comunicó a su hermano que su presencia en la reunión de Lerma era debida a los consejos y ayudas que el infante decía precisar, pues sostenía que sus viejos amigos habían fallecido y que ''non podía estar sin aver algunos amigos que le ayudasen e le consejasen.''<ref>{{Cita Harvard|González Jiménez|2004|p=241-243}}</ref>
En 1273, Alfonso X, que deseaba proseguir el [[Fecho del Imperio]], permitió que algunos miembros de la familia real, entre los que se contaban los infantes [[Fernando de la Cerda]] y [[Manuel de Castilla|Manuel]], la reina [[Violante de Aragón]], el arzobispo [[Sancho de Aragón]], hijo de [[Jaime I de Aragón]] y hermano de la reina Violante, y los maestres de las Órdenes Militares, reanudasen las negociaciones con los magnates exiliados. Después de numerosas negociaciones, y aconsejado el rey, entre otros, por su hermano el infante [[Fadrique de Castilla]] y por Simón Ruiz de los Cameros, que se mostraban partidarios de negociar con los rebeldes, accedió a la mayoría de las demandas presentadas por los nobles exiliados a través de Nuño González de Lara, quien en 1273 se entrevistó con la reina Violante de Aragón en la ciudad de [[Córdoba (España)|Córdoba]], y a finales de ese mismo año, los magnates exiliados regresaron al reino de Castilla y León, al tiempo que el rey [[Muhammad II de Granada]] se declaraba vasallo de Alfonso X, aunque la ''Crónica'' de este rey, erróneamente, sitúa éstos acontecimientos en 1274.<ref>{{Cita Harvard|González Jiménez|2004|p=269-270}}</ref>
 
Las ausencias, documentadas, de Simón Ruiz de los Cameros, y de su suegro, el infante [[Fadrique de Castilla]], en las [[Cortes de Burgos de 1274]], en las que Alfonso X solicitó recursos para proseguir el [[Fecho del Imperio]], llamaron la atención en la época. En las [[Cortes de Castilla|Cortes]] de Burgos de 1276, el infante Fadrique, apoyado por los principales magnates del reino, solicitó a su hermano Alfonso X que el infante [[Sancho IV de Castilla|Sancho]], hijo mayor de Alfonso X, fuese proclamado heredero de forma oficial, en detrimento de [[Alfonso de la Cerda]], hijo primogénito del infante [[Fernando de la Cerda]], y nieto de Alfonso X, quien había fallecido en [[Ciudad Real]] en 1275. Sin embargo, y aunque posteriormente cambió de opinión, Alfonso X se negó a conceder en ese momento al infante Sancho el título de heredero del trono.
 
=== Ejecución de Simón Ruiz de los Cameros y del infante Fadrique de Castilla ===
En junio de 1277, la situación general del reino era precaria, pues a las desavenecias en el seno de la familia real, ocasionadas por la muerte del infante Fernando de la Cerda, se unía la enfermedad del rey Alfonso X, que sufría continuos ataques de cólera, debido a sus problemas de salud. En ese contexto se produjo la ejecución del infante Fadrique de Castilla, y la de su yerno, Simón Ruiz de los Cameros, por orden de Alfonso X.[[Archivo:Retrato de Alfonso X.jpg|thumb|275px|Retrato que representa a [[Alfonso X de Castilla]]. El monarca ordenó la ejecución de su hermano, el infante Fadrique de Castilla, y la de Simón Ruiz de los Cameros en [[1277]].]]
213 838

ediciones