Diferencia entre revisiones de «Manta Sport Club»

1 byte añadido ,  hace 6 años
m
Pequeñas correcciones WP:CEM.
m (Pequeñas correcciones WP:CEM.)
== Historia==
 
El Manta S.C, tuvo un momento fulgurante en el campeonato de 1979; años antes, Juventud Italiana representaba al puerto manabita. Sin embargo, aquella campaña a finales de la década señalada, no había tenido precedentes. El Manta, pudo haber sido el primer equipo manabita en llegar a Copa Libertadores, rematando en un honroso tercer lugar. Ya en 1978, había armado un equipo bastante competitivo, incorporando a un arquero argentino procedente del Colo Colo de Chile; de grandes condiciones técnicas y físicas, por lo que incluso recibió el apelativo de Tarzán. Era Miguel Angel Onzari; también dos paraguayos de reconocida solvencia y trayectoria, al punto que ambos, habían vestido la camiseta de su país en la Copa América de 1975, donde Paraguay enfrentó a Ecuador en Guayaquil. Eran el defensa José Domingo Insfrán y el centro atacante Apolinar Paniagua. Para la siguiente temporada, dirigido por Ernesto Guerra, el técnico ecuatoriano más triunfador de la historia, manteniendo la base del plantel nacional, el club se vio obligado a contratar al guardavallas argentino Mario “Chapulín colorado” Quiroga, debido a que Onzari se fue a EMELEC; Quiroga, era tan buen arquero como el otro, por lo que Manta no sintió la ausencia de Onzari, a pesar de haber sido la figura del equipo durante la temporada anterior. En la defensa, surge junto a Insfrán, un jugador alto, rápido, decidido, de excelentes condiciones, formando una dupla, donde el paraguayo aportaba la experiencia, el liderazgo, mientras que ese joven llamado Orly Klinger, imponía la solvencia en el juego aéreo, la fuerza y la rapidez para las postas, mientras por las rayas; en la derecha, un moreno potente, Edilfo “Chacal” Nazareno era un roble, sin mucha salida pero, muy fuerte para cualquier puntero y por el otro lado un aguerrido manabita, que no aflojaba nunca, perseguía sin cesar a quien le tocaba marcar, era Juaneco García. Formaban todos ellos, un bloque defensivo, difícil de penetrar.En el medio campo, dos jugadores obreros; Segundo Watilian Arteaga y José Ballesteros, corrían por todos lados, presionaban y sin ser brillantes, eran cumplidores. A ellos, los acompañaba en algunas ocasiones José Mendoza y el enganche era el experimentado Gonzalo “Pachaco” Castañeda, quien aportaba su cuota de buen fútbol, panorama claro y llegada al arco rival, especialmente, para hacer jugar a sus delanteros, cuyo frente, además de Paniagua, lo conformaban un diminuto diestro, muy rápido y punzante, Jimmy Sión y un puntero izquierdo que fue revelación en ese torneo; porque realmente era completo, fuerte, potente, muy rápido, inteligente para jugar, con gran llegada al gol, eficiente definidor por juego aéreo y excelente remate. Era José “el Negro” Valencia, poco menos que un huracanhuracán, la grata revelación de 1979, temporada que marca el inicio de un ciclo brillante de un jugador para el fútbol mantense, a pesar de su paso por 9 de Octubre, algunos años después.
 
== Estadio ==
1 072 482

ediciones