Diferencia entre revisiones de «Posfranquismo»

11 bytes añadidos ,  hace 7 años
sin resumen de edición
La división de poderes, idea fundamental en el pensamiento liberal, es el eje del sistema político. En la base, la soberanía nacional permite la elección, por [[sufragio universal]] (varones y mujeres mayores de 18 años), de los representantes del pueblo soberano en las Cortes. Ejercen el poder legislativo entre las dos cámaras, [[Congreso de los Diputados]] y [[Senado]], eligen al Presidente del Gobierno y controlan la acción del poder ejecutivo.
 
La [[Constitución de 1978]] rompe una tradición centralista iniciada en [[1700]] por [[Felipe V de España|Felipe V]]. Como intento de solución al problema regional y a las reivindicaciones de los grupos nacionalistas vasco y catalán, sin olvidar los minoritarios [[nacionalismo]]s gallego, aragonés, valenciano y andaluz, se crea un nuevo modelo de Estado descentralizado, en el cual cada región se convierte en una [[Comunidad Autónoma]] con autogobierno, parlamento autonómico, tribunales de ámbito regional y un Estatuto de Autonomía que establece el modelo y las competencias que puede asumir.
 
La Carta Magna establecía dos posibilidades de autonomía. Las nacionalidades históricas, [[Cataluña]], [[País Vasco]] y [[Galicia]], seguirían una vía rápida y con mayores competencias (aplicación del artículo 151). [[Andalucía]] también consiguió el título de nacionalidad histórica, gracias a que así lo solicitaron la mayoría de sus [[ayuntamiento]]s y fue ratificado en referéndum el [[28 de febrero]] de [[1980]].
Usuario anónimo