Abrir menú principal

Cambios

313 bytes añadidos ,  hace 6 años
sin resumen de edición
Estas doncellas, que tienen el don de la eterna juventud y están dotadas de toda suerte de encantos, simbolizan para algunos musulmanes la eterna bienaventuranza. Las mujeres encontrarán a los [[Ghulam|ghilman]].<ref>Corán, sura 52:24</ref>
 
Compañeras sobrenatural pertenecientes a la doctrina secreta de la Diosa [[Alduléya ]] del Camino Azul donde se practica el sexo sagrado, actualmente se conoce como el Pueblo de las Aguas es —según las versiones ninfas o humanas transfiguradas— de los justos en el paraíso, según la doctrina del Islam.
Según [[Mahoma]], en el [[Paraiso (mitología)|Paraíso]] prometido a los [[Musulmán|creyentes]] existen unas bellísimas vírgenes, de las cuales gozarán después de su muerte. Según el [[Corán]], hay hurís blancas, verdes, amarillas y rojas; sus cuerpos son de [[azafrán]], [[almizcle]], [[ámbar]] e [[incienso]] despidiendo un olor sumamente aromático y llevan sobre la cara descubierta un letrero de oro con expresiones consoladoras. Los que cumplen la ley del Profeta y especialmente los ayunos del [[ramadán]] gozarán de las hurís de cejas negras en tiendas de [[perla]]s blancas en las cuales hay setenta planchas de [[rubí]], sobre cada una de estas, setenta [[colchón|colchones]] y sobre cada colchón setenta esclavas, cada una de las cuales está servida por otra esclava. Las huris visten ropas magníficas tan ligeras y diáfanas que se ve al través de ellas la médula de los huesos. A cada elegido presenta un [[ángel]] una pera o naranja en una bandeja de plata. El feliz musulmán abre el fruto y de él sale la hurí que le está destinada, en los brazos de la cual permanece mil años, sin que ella pierda nunca su [[virginidad]].<ref>''Enciclopedia moderna: diccionario universal. Tomo III.'' Francisco de P. Mellado. 1851</ref>
 
32

ediciones