Abrir menú principal

Cambios

19 bytes añadidos ,  hace 5 años
m
sin resumen de edición
El [[flujo sanguíneo]] a nivel cutáneo posee como función llevar nutrientes a la piel y regular la temperatura del cuerpo. Cuanto mayor es el flujo sanguíneo cutáneo mayor será la cantidad de calor que se irradie. La restricción del flujo sanguíneo a nivel cutáneo reduce la pérdida de calor del cuerpo, lo cual es un elemento de importancia en un medio ambiente frío. El [[sistema circulatorio]] de la piel contiene tres tipos principales de conductos, por los que circula la sangre que permiten cumplir con las dos funciones enunciadas previamente:
 
* Las [[arteria]]s, los [[capilar sanguíneo|capilar]]es y las [[vena]]s, que principalmente atienden la función de proveer nutrientes.
* El [[plexo venoso]] subcutáneo, que desempeña un importante papel en la conducción del calor y contiene una importante fracción del volumen de sangre cutáneo.
* Grupos de [[anastomosis]] arteriovenosas que se encuentran en aquellas partes del cuerpo especialmente expuestas a condiciones de máximo enfriamiento, como las manos, los pies, la nariz, los labios y las orejas. Estas áreas son llamadas [[estructuras apicales]] y poseen una irrigación muy alta. Las [[anastomosis]] conectan [[arteriola]]s y [[vénula]]s cutáneas directamente, y desempeñan un importante papel en la reducción del flujo de sangre en entornos fríos (Rowell, 1993; Guyton, 1981; Rowell, 1974).
46 917

ediciones