Abrir menú principal

Cambios

m
Desambiguando enlaces a Neoclasicismo (enlace cambiado a Arquitectura neoclásica) con DisamAssist.
Desde entonces patrocinaron las obras sucesivamente los arzobispos [[Manuel Pérez de Araciel]] (1714-1726), [[Tomás Crespo de Agüero]] (1726-1742) y [[Francisco de Añoa y Busto]] (1742-1764). Destacaron en la primera mitad del siglo XVIII las aportaciones de [[Guillén de Rocafull y Rocabertí]], [[conde de Peralada]], que propuso erigir cúpulas y linternas, que solo serían construidas en parte tiempo después, entre 1737 y 1782. También propuso una reforma de la Santa Capilla, idea que fraguó hacia [[1725]]. El conde de Peralada nombró ejecutor del proyecto al arquitecto zaragozano [[Domingo Yarza]], que se ocupó de llevar a cabo los designios de Rocafull y Rocabertí hasta ser destituido por el arzobispo Tomás Crespo en [[1729]]. En [[1730]] la Basílica concatedral alcanza las actuales dimensiones: 130 m de largo por 67 de ancho.
[[Archivo:El nombre de Dios adorado por los angeles.jpg|thumb|350px|Boceto de ''[[El nombre de Dios adorado por los ángeles]]'', fresco de la bóveda del Coreto de la Virgen, por [[Francisco de Goya]] (1772).]]
En [[1750]] da un renovado impulso a la nueva catedral [[Fernando VI de España|Fernando VI]], que ordenó en [[1754]] la construcción de la [[Capilla de Nuestra Señora del Pilar]] o Santa Capilla sobre los planos de [[Ventura Rodríguez]]. El arquitecto, nombrado por el rey, también trató de reorganizar el templo. Sus reformas incluían cambiar de lugar el retablo y el coro renacentistas, creando una vasta nave central que eliminara los obstáculos visuales. Dicha nave tendría por cabecera el gran altorrelieve de mármol que decora el muro del trasaltar de la Santa Capilla de [[Carlos Salas Viraseca]]; además quiso reubicar el coro rodeando el presbiterio. El arzobispado y arquitectos posteriores desecharon este plan, pero sí modificó el concepto decorativo del interior, simplificando notablemente la ornamentación [[churrigueresco|churrigueresca]] de los [[capitel]]es y los [[flamero]]s de las columnas para darle un aspecto más sobrio a la catedral, acorde con el incipiente gusto [[Arquitectura neoclásica|neoclásico]] de la época, y diseñando las capillas laterales. Propuso además que se construyeran torres en los ángulos, si bien de menor altura que las que actualmente existen, con objeto de no robar protagonismo al dinamismo bizantino y barroco de las cúpulas. Planeó, asimismo, dos fachadas en [[1763]], la del lado sur que da a la plaza, y la del coreto, que si no se ejecutaron, sirvieron de modelo para diseños posteriores. Proyectó, finalmente, el Coreto de la Virgen frente a la Capilla de Nuestra Señora. En [[1765]] el nuevo templete de la Santa Capilla de la Virgen, estaba concluido.
 
Desde ese mismo momento fue necesario acometer reparaciones en bóvedas y cúpulas, de lo que se encargó [[Julián Yarza y Lafuente]] , quien también dirigió a partir de [[1764]] la conclusión del Coreto y la decoración del mismo, cuya bóveda fue pintada al fresco por [[Francisco de Goya]] en [[1772]]. Por otro lado, acabando el siglo, entre [[1796]] y [[1801]], [[Agustín Sanz]] erige a los pies del templo, sobre el [[Basílica del Pilar#Coro|Coro Mayor]], una cúpula elíptica.
45 829

ediciones