Diferencia entre revisiones de «Cultura de Iztapalapa»

3354 bytes añadidos ,  hace 7 años
m
→‎Tradición oral: importancia del templo del fuego nuevo
m (Bot: Agrego fecha a plantilla referencias (t=20110222))
m (→‎Tradición oral: importancia del templo del fuego nuevo)
 
Muchos años después, a mediados del siglo XIX, Iztapalapa padeció una epidemia de cólera. Entonces el pueblo invocó al Señor de La Cuevita y milagrosamente fue salvado de la catástrofe. En agradecimiento, los iztapalapenses le construyeron un santuario, que sustituyó a la vieja ermita, y prometieron, como manda, representar en Semana Santa la Pasión, lo cual se ha venido haciendo casi sin interrupción desde aquella época (sólo fue suspendida por la [[Revolución mexicana|Revolución]]).
 
==== El Templo del Fuego Nuevo en el Huixachtécatl (Cerro de la Estrella)" ====
Uno de los centros ceremoniales más importantes, ya que ahí fue celebrado el último “Fuego Nuevo” de la época prehispánica por el imperio tenochca, en 1507.
Se ubica en el Huixachtécatl, hoy conocido como Cerro de la Estrella, se localiza en el sur de la Cuenca de México dentro de la demarcación política de la Delegación Iztapalapa, en el Distrito Federal. Consiste en una formación de origen volcánico que se eleva desde 2,240 hasta 2,460 msnm. En la parte más alta del Cerro se encuentra el Templo del “Fuego Nuevo” o Toxiuhmopolli, dominando visualmente a la Ciudad de México
La solemne ceremonia:
De acuerdo con las investigaciones, los colhuas fueron los primeros en utilizar la cima del cerro para realizar la ceremonia del Fuego Nuevo o; las fuentes históricas señalan que en este lugar se llevaron a cabo cuatro de estas ceremonias; en 1351, 1403, 1455 y 1507. La gran Tenochtitlan fue vencida por las huestes españolas antes de que la quinta de ellas pudiera realizarse.
Para los antiguos Aztecas, cada ciclo de 52 años en la antigua Tenochtitlan, el mundo estaba en peligro de dejar de existir si el sol no se levantará de nuevo, al atardecer del día último del ciclo, todos los fuegos eran apagados, se arrojaban al agua efigies de los dioses y se ocultaba a mujeres y niños. Vestidos con ropajes que encarnaban a los dioses, los sacerdotes subían a la cima del «Cerro de la Estrella», en Iztapalapa, eran los indicados para iniciar un fuego nuevo, mientras esperaban a que las Pléyades pasaran por el cénit, momento en el que, según la creencia, el mundo corría peligro inminente de destrucción aunque en tiempos más antiguos parece ser que Venus poseía también un papel trascendental en este tipo de ceremonias. Se evitaba la catástrofe si se ofrecía un sacrificio humano, arrancando el corazón de una víctima bien nacida, en cuyo pecho un simulacro de incendio daba vida a un nuevo fuego y, por analogía, a un nuevo ciclo de 52 años, se quemaban o destruían los artículos de guerra y personales ya que el fuego nuevo para ellos era renovación. Se arrojaban antorchas a la hoguera humana y se llevaban después al Templo Mayor, en Tenochtitlán, y a continuación a los templos y ciudades a orillas del lago que rodeaba la isla de la capital.
Se cree que otro motivo por el cual se celebraba en estas fechas es la conjunción del Fuego Nuevo con la fecha de 2 Caña en la que se celebraba el nacimiento de Huitzilopochtli. Los mexicas aseguraron que se vinculara el nuevo ciclo de 52 años con el glorioso nacimiento de su dios patrono al amanecer.
La última celebración prehispánica incluyó la inauguración de lo que fue llamado el suntuoso Ayauhcalli, mandado a construir por Moctezuma II en la cima del Huixachtécatl para dicha cebración. El Ayauhcalli o "casa de la niebla" era un lugar de veneración a las deidades acuáticas y agrícolas hoy es actualmente conocido como el “Templo del Fuego Nuevo”
Aun en nuestros tiempos se sigue celebrando este importante ritual, por tal motivo el Templo tiene gran importancia, ya que el lugar contiene numerosos vestigios arqueológicos tanto en el lugar como en sus alrededores los cuales aún siguen sorprendiendo a arqueólogos e historiadores.
 
==== El Señor del Calvario ====
1

edición