Abrir menú principal

Cambios

75 bytes añadidos ,  hace 5 años
La [[cristianismo|religión cristiana]] es un ejemplo claro de universalismo en el ámbito de la [[religión]], tanto en sentido [[espiritual]], como social, ya que ésta profesa como una de sus principales bases el cumplir con sus semejantes sus deberes de hombre. La percepción de la vida y la existencia de acuerdo con la fe cristiana aboga en su naturaleza por un pensamiento de carácter universalista, en el cual la voluntad de [[Dios]] manifestada por medio de [[Cristo|Jesucristo]] y los principios explicativos [[Biblia|bíblicos]] sobre la Creación son entendidos como la base de la [[moral]] humana y considerados necesarios para el bienestar total del ser humano. Por esto mismo, el carácter proselitista de la fe cristiana y el [[evangelio]] es instar a la [[conversión]] de todos pueblos del mundo, lo cual conlleva la propagación de la moral cristiana.
 
Con el establecimiento del [[Edicto de Tesalónica]] en el [[Imperio romano]], se formó el universalismo medieval que tomó un carácter político en Europa; no obstante, también en la [[Edad Moderna|Época Moderna]] la moral del universalismo cristiano ha servido como argumento para buscar o exigir reformas sociales en países y/o regiones con poblaciones de mayoría cristiana.Tambien se dice que el universalismo es un derecho que se da a ls personas.
 
En la fe cristiana, Dios desempeña el papel principal de la disciplina moral, entendiendo que el respeto hacia ésta es respeto hacia Él, así como las ofensas contra ésta ([[pecado]]s), son ofensas en contra de Él.<ref>Emile David Durkheim (2002), "Educación moral", Ediciones Morata, pág. 40.</ref>
Usuario anónimo