Abrir menú principal

Cambios

Alejandro estaba convencido de la hostilidad de los Radicales y de su colusión con Rusia.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=5}} Este convencimiento, compartido por su padre, hizo que este regresase en 1897, volviese a residir en el palacio real y se convirtiese en jefe del{{Harvnp|Dragnich|1978|p=88}} Ejército.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=5}} Tras el anuncio de boda en el verano de 1900 mientras se encontraba en Austria, Milan decidió permanecer en el exilio en Viena.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=11}}{{Harvnp|Dragnich|1978|p=90}}
 
La represión de aquellos opuestos a su matrimonio no acabó con el rechazo a este, que continuó privadamente.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=13}} El rey trató de acercarse a los Radicales, que contaban con firme apoyo ruso, pero no logró con ello acabar con la oposición.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=15}} El monarca, carente de la habilidad de su padre para gestionar la política interior, se enfrentaba a una crisis poĺíticapolítica creciente.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=14-15}} Se apartó a los partidarios de su padre de la Administración y del Ejército.{{Harvnp|Dragnich|1978|p=92}} La inesperada muerte de Milan de gripe el {{julgregfecha|11|02|1901}},{{Harvnp|Vucinich|1954|p=15}} eliminó, no obstante, parte de la aprensión{{Harvnp|Dragnich|1978|p=92}} de la reina a su intervención.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=16}}
 
En marzo Alejandro aceptó relevar al Gobierno y encargar la formación de uno nuevo a Radicales —divididos pronto entre partidarios del acuerdo con el monarca y opuestos a ello—{{Harvnp|Dragnich|1978|p=93}} y Progresistas, que redactaron una nueva Constitución —promulgada el {{julgregfecha|19|04|1901}}— que puso fin al gobierno personal del rey que había comenzado en 1894.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=17}}{{Harvnp|Dragnich|1978|p=92}} A pesar de su conservadurismo, la nueva Constitución recortaba notablemente los poderes del soberano y los transfería a las nuevas Cortes bicamerales.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=17}} Alejandro continuaba pudiendo, empero, controlar la composición del Consejo de Ministros y limitar la influencia de los Radicales, de nuevo triunfadores en las elecciones de julio de 1901.{{Harvnp|Dragnich|1978|p=92}}
 
La promulgación de la Constitución, otorgada en parte para asegurar los derechos del supuesto inminente heredero al trono, precedió un nuevo escándalo.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=18}} A finales del verano y a pesar de que ello constituía una confesión de relaciones previas al matrimonio, el Gobierno anunció por orden real el embarazo{{Harvnp|Dragnich|1978|p=93}} de la reina.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=18}} Avisados por Natalia de la esterilidad de Draga, los rusos decidieron enviar a sus propios médicos a examinar a la reina; estos certificaron el falso{{Harvnp|Dragnich|1978|p=93}} embarazo y la enfermedad de la reina, que sufría un tumor.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=18}} La reina, que volvió a fingir embarazos el año siguiente, había engañado de Alejandro y la noticia de que no habría heredero avivó el rechazo popular hacia la soberana.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=19}}{{Harvnp|Dragnich|1978|p=93}} El fracaso de nuevos intentos de mejorar la reputación de la reina dieron paso a otra ola de represión de la oposición.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=19}}
 
Las nuevas elecciones del verano dieron una amplia victoria a los Radicales.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=19}} El nuevo Parlamento albergó intensas sesiones con duras críticas de la oposición a la situación del país y al rey, que este no aceptó.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=20}} Incómodo como monarca constitucional, trató de interferir constantemente en las labores gubernamentales.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=20}} Los Radicales, deseosos de acaparar el poder tras su gran victoria electoral, comenzaron a alejarse del rey, al que empezaron a culpar de la grave crisis económica del país.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=21}} En el otoño, forzaron la dimisión del Gobierno de coalición con los Progresistas.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=21-22}}
 
El {{julgregfecha|19|11|1902}}, se formó un nuevo Gobierno con el general Cincar-Marcović al frente que incluía militares y Radicales favorables al rey.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=22}} Su programa incluía la reforma de la Constitución y el intento de recuperar el apoyo de los partidos políticos al monarca.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=22}} En realidad, el gabinete hubo de enfrentarse al rechazo de la oposición y a una gran manifestación encabezada por los estudiantes que el {{julgregfecha|05|04|1903}} exigió la implantación de una Constitución democrática.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=23}} Tras la dura represión de la marcha, que acabó con la intervención del Ejército, varios muertos y más de cien detenidos, el soberano suspendió al día siguiente la Constitución durante alrededor de una hora,{{Harvnp|Dragnich|1978|p=93}} lo suficiente como para cambiar diversas leyes fundamentales, entre ellas la electoral o la de prensa.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=23}} La nueva ley y la intimidación policial a los partidos obtuvieron el resultado deseado: unas nuevas Cortes favorables al rey, que concentró en sí mismo el poder gubernamental.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=23}}
 
===Conspiraciones contra la pareja real===