Abrir menú principal

Cambios

m
→‎sección inicial: omitir enlace interno repetido
Alejandro ascendió al trono de su país en 1889,{{Harvnp|Vucinich|1954|p=1}} lo que no puso fin a los continuos conflictos entre su [[Milan I de Serbia|padre]] y su [[Natalia Obrenović|madre]].{{Harvnp|Dragnich|1978|p=81}} A este periodo de disputas entre sus padres, siguió la formación de un duunvirato de hecho entre Alejandro y su padre —tras la eliminación de la regencia—, hasta su toma del poder personal en 1894.{{Harvnp|Dragnich|1978|p=81}} En 1897 y tras la ruptura entre Alejandro y su madre, se reforzó la alianza entre padre e hijo y se puso fin a los intentos de concordia con los [[Partido Radical Popular (Serbia)|Radicales]].{{Harvnp|Dragnich|1978|p=87-88}} El poder gubernamental quedó en manos del soberano, con una prensa censurada y unas Cortes controladas por la policía del régimen real.{{Harvnp|Dragnich|1978|p=88}}
 
A comienzos de 1900, Alejandro prometió casarse con una princesa europea ese mismo año; la sucesión se había convertido para entonces en un problema gubernamental.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=2}} Con Milan gestionando su boda alemana en el extranjero, el primer ministro también fuera del país y a pesar de la oposición de altos funcionarios y oficiales, Alejandro comunicó a su padre sus planes de boda con [[Draga Mašin]] a comienzos de julio.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=7}} Milan renunció a su puesto como comandante en jefe del Ejército en protesta por los planes de su hijo; los diversos rumores desfavorables a la futura reina —a la que se tachaba de hija de un demente y una borracha, de antigua amante de Milan y de estéril— hicieron el anuncio de la inminente boda muy impopular.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=9}} Tras la boda, la nueva soberana comenzó a interferir en los asuntos de Gobierno y a mostrar una gran influencia en su marido, que trató de mejorar la imagen popular de su esposa.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=12}} El rey intentó acercarse a los Radicales, que contaban con firme apoyo ruso, pero esto no sirvió para acabar con la oposición; carente de la habilidad de su padre para gestionar la política interior, se enfrentaba a una crisis política creciente.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=14-15}} La noticia aparecida en la primavera de 1901 de que Draga había fingido un embarazo —cuyo parto era inminente— avivó el rechazo popular hacia la soberana.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=19}} El fracaso de nuevos intentos de mejorar la reputación de la reina dieron paso a otra ola de represión de la oposición.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=19}}
 
Incómodo como monarca constitucional, Alejandro trató de interferir constantemente en las labores gubernamentales.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=20}} Los Radicales, deseosos de acaparar el poder tras su gran victoria electoral del verano de 1901, comenzaron a alejarse del rey, al que empezaron a culpar de la grave crisis económica del país.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=21}} En el otoño, forzaron la dimisión del Gobierno de coalición con los Progresistas.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=21-22}} Se formó un nuevo Gobierno con el general [[Dimitrije Cincar-Marković|Cincar-Marcović]] al frente que incluía militares y Radicales favorables al rey.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=22}} El gabinete hubo de enfrentarse al rechazo de la oposición y a una gran manifestación encabezada por los estudiantes que el {{julgregfecha|05|04|1903}} exigió la implantación de una Constitución democrática.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=23}} Tras la dura represión de la marcha, el rey concentró en sí mismo el poder gubernamental.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=23}} Alejandro carecía además de firme apoyo de las potencias regionales —[[Imperio austrohúngaro|Austria-Hungría]] y [[Imperio ruso|Rusia]]—.{{Harvnp|Vucinich|1954|p=24}} Por otro lado, las relaciones con los vecinos [[Principado de Montenegro|Montenegro]] y con [[Principado autónomo de Bulgaria|Bulgaria]] eran malas, debido a la permanente disputa por el control de [[Macedonia (región)|Macedonia]].{{Harvnp|Vucinich|1954|p=24}}