Diferencia entre revisiones de «José Trinidad Morán»

87 bytes añadidos ,  hace 4 años
El primer combate tuvo lugar en Miraflores (2 de abril) siendo el encuentro favorable a los arequipeños sin embargo el combate de Cangallo (5 de abril) les fue adverso por lo que el ejército de Nieto hubo de abandonar la ciudad y embarcarse en Islay con dirección a Arica. Hecha la paz por efecto del [[Abrazo de Maquinhuayo]], el comandante Morán retornó a Arequipa.
 
Cuando se produjo la revolución del general [[Felipe Santiago Salaverry]] a quien secundó Gamarra, Morán se mantuvo leal a Orbegoso, quien había solicitado la ayuda de [[Andrés de Santa Cruz]], en ese entonces presidente de Bolivia, para pacificar el Perú. Ascendido a general comandó la división peruana en la [[batalla de Yanacocha]] donde Gamarra fue derrotado. Dio posteriormente su apoyo a la [[Confederación Peru-Boliviana]] ([[1836]]) creada por Santa Cruz tras derrotar a Salaverry que fue fusilado en la Plaza de Armas de Arequipa, al lado de sus principales oficiales.
 
Durante la Guerra con Chile, la Confederación Argentina y los restauradores peruanos, el general Morán dirigió una audaz expedición sobre costas chilenas en la cual [[Toma de las islas Juan Fernández|capturó las islas Juan Fernández]], hostilizó el [[Ataque a Talcahuano| puerto de Talcahuano]] y capturó dos mercantes. A su regreso a Lima en diciembre de 1837 fue homenajeado por el protector Santa Cruz. Desconocido el [[Tratado de Paucarpata]] por el gobierno chileno y reiniciadas las hostilidades, el general Morán hizo la campaña de Yungay, donde combatió con distinción en el [[Combate de Buin|puente sobre el río Buin]] y finalmente en la [[batalla de Yungay]] en la que los restauradores chileno-peruanos obtuvieron una victoria decisiva y que significó la caída de la Confederación.
Al mando de una división gubernamental el general Trinidad Morán marchó a Arica y de ahí a Moquegua via [[Tacna]], donde derrotó completamente a las tropas de Elías quien se refugió en Arequipa, ciudad que se había pronunciado por la revolución.
 
Acompañado por el general Vivanco intentó sin éxito tomar por asalto Arequipa, Vivanco fue herido y su tropa dispersada mientras que Morán, comprendiendo lo imposible de la victoria, y tras combatir quince horas se entregó prisionero con sus hombres al prefecto Francisco Llosa. Poco después fue visitado por Domingo Elías y seguidamente por un [[escribano]] y un confesor. Tras realizar su testamento y confesarse fue fusilado en la plazaPlaza de armasArmas de la ciudadArequipa.
 
Según testimonio del propio Elías, fue la presión del pueblo arequipeño la que le obligó a fusilar a Morán, sin embargo esto fue desmentido categoricamente por el suegro de Morán, el doctor Buenaventura Zereceda, quien nueve días antes del combate había llevado a Elías una carta de Morán en la que este le proponía evitar la efusión de sangre, a lo que Elías cotesto en voz alta ante todos los presentes: ''"Digale usted a Morán que se rinda porque de otro modo no se le dará cuartel si cae prisionero y será fusilado o ahorcado cinco minutos después de que se le tome"''. Refiere también el [[cronista]] arequipeño Juan Gualberto Valdivia, quien fuera amigo personal de Morán, que varios vecinos notables de la ciudad se dirigieron a suplicar a Elías que se abstuviera de fusilar a Morán a lo que este siempre respondió negativamente.
Usuario anónimo