Abrir menú principal

Cambios

15 bytes añadidos, hace 4 años
m
Desambiguando enlaces a Arjona (enlace cambiado a Arjona (Jaén)) con DisamAssist.
Ante esta situación, la reina María de Molina amenazó al rey de Portugal con romper los acuerdos del año anterior si persistían sus ataques a Castilla y su apoyo al infante Juan y a Alfonso de la Cerda. El soberano de Portugal, ante las amenazas de María de Molina, e informado de que Juan Núñez de Lara se negaba a sitiar Valladolid, así como de que numerosos magnates, nobles y prelados desertaban del bando del infante Juan, retornó junto con sus tropas a Portugal, habíéndose apoderado previamente de los municipios de [[Castelo Rodrigo]], [[Alfaiates]] y [[Sabugal]], territorios pertenecientes a [[Sancho de Castilla "el de la Paz"]], nieto de Alfonso X. Poco después de la retirada del rey de Portugal, el infante Juan se retiró a León y Alfonso de la Cerda regresó al reino de Aragón. En octubre de 1296, las tropas de María de Molina, enferma de gravedad en esos momentos, cercaron [[Paredes de Nava]], donde se hallaba [[María Díaz de Haro (c.1270-1342)|María Díaz de Haro]], esposa del infante [[Juan de Castilla el de Tarifa]], acompañada por su madre y por su hijo Lope.
 
Cuando el infante Enrique de Castilla el Senador, que se hallaba conferenciando con el rey de [[Granada]], tuvo conocimiento de que los aragoneses y los portugueses habían abandonado el reino de Castilla y León, y de que la reina se encontraba sitiando [[Paredes de Nava]], decidió regresar a [[Castilla]], temiendo que le privasen del cargo de tutor del rey Fernando. Sin embargo, presionado por [[Alonso Pérez de Guzmán]] y por otros caballeros, antes de emprender el regreso, atacó a los granadinos, que en esos momentos habían vuelto a atacar a los castellanos. A cuatro leguas de [[Arjona (Jaén)|Arjona]], se entabló una batalla con los granadinos, en la que hubiera perdido la vida el infante Enrique de no haberle salvado Alonso Pérez de Guzmán, pues la derrota castellano-leonesa fue completa, siendo saqueado el campamento cristiano.{{Harvnp|Benavides|1860|pp=39-40}} A su regreso a Castilla, el infante Enrique persuadió a algunos caballeros y consiguió que se levantase el asedio a que se hallaba sometida Paredes de Nava, a pesar de la oposición de la reina, que regresó a Valladolid en enero de 1297 sin haber tomado la plaza.
 
En 1297, durante las [[Cortes de Cuéllar de 1297]], convocadas por la reina María de Molina, el infante Enrique presionó para que la plaza de [[Tarifa (Cádiz)|Tarifa]] fuera devuelta al [[rey de Granada]], no pudiendo conseguir su objetivo por la oposición de María de Molina. En dichas Cortes el infante Enrique consiguió que a su sobrino [[don Juan Manuel]] se le entregase el [[castillo de Alarcón]] como compensación por haberle arrebatado los aragoneses la villa de [[Elche]], a pesar de la oposición de la reina, que no deseaba sentar ese tipo de precedentes entre los nobles y magnates castellano-leoneses. Poco antes de la firma del [[Tratado de Alcañices]], Juan Núñez de Lara, que apoyaba a Alfonso de la Cerda y al infante Juan, fue sitiado en [[Ampudia]], aunque consiguió escapar del cerco.
144 946

ediciones