Abrir menú principal

Cambios

m
sin resumen de edición
Hearst también tuvo gran importancia en el desarrollo de la [[historieta]] moderna, gracias a su astucia y visión comercial,<ref>[[Roman Gubern|Gubern, Roman]] en ''[[El lenguaje de los comics]]'', Barcelona, Ediciones Península, 1972, p. 25.</ref>que le condujo a arrebatar a su rival [[Joseph Pulitzer]] algunos de sus autores estrella como [[Richard Felton Outcault]] o [[George McManus]], además de dar a conocer a [[James Swinnerton]], [[Rudolph Dirks]] o [[Frederick Burr Opper]]. Incluso se le atribuyen decisiones creativas como el paso de la macro[[viñeta]] a la secuencia de ellas en ''[[The Yellow Kid]]'' o la idea de desarrollar de ''[[Katzenjammer Kids|The Katzenjammer Kids]]'' (1897) a partir de la historieta alemana ''[[Max y Moritz]]'' de la que era un gran admirador.<ref>[[Roman Gubern|Gubern,Roman]] en ''[[El lenguaje de los comics]]'', Barcelona, Ediciones Península, 1972, p. 24.</ref>Otra de sus obras favoritas era ''[[Krazy Kat]]'', que mantuvo en sus periódicos durante 20 años, a pesar de que nunca gozó de demasiada aceptación entre el gran público.
Cuando en un movimiento contrario a los anteriores, Dirks se trasladó del ''Journal'' al ''[[New York World]]'' en [[1913]], Hearst logró que su periódico conservase el derecho sobre el título de ''The Katzenjammer Kids'' tras dictamen del Tribunal Federal, eligiendo a H.H. Knerr como continuador de la serie. El magnate también impulsó la venta de las primeras recopilaciones de tiras y en 1914 fundó el [[Kings Feature Syndicate]], la primera agencia para la distribución de [[tira cómica|las mismas]].
Para este empresario{{cita|Es el padre quien compra el periódico. Los chicos nunca verán tus dibujos si no puedes captar su atención.<ref>La frase original aparece en la página 26 de la monografía ''El lenguaje de los comics'', ya citada. ÉstaEsta es una traducción literal.</ref>}}
 
=== Vida privada ===
Otra de las situaciones por las que alcanzó la fama fue por su afición desmedida por poseer cuantos más objetos posibles, llegando sus riquezas a ser portentosas. Adquirió compulsivamente palacios (construyó un castillo de 240.000 acres, San Simeon, en California) y obras de arte, muchas de las cuales nunca llegaban a salir de sus envoltorios. Sirva como ejemplo la compra del Monasterio Cisterciense de [[Monasterio de Santa María la Real (Sacramenia)|Santa María]] en Segovia, que envió piedra a piedra a su país natal. El declive de su imperio supuso la venta de muchas de dichas piezas; muchas de ellas recalaron en el [[LACMA]] de [[Los Ángeles]]. En 2008, este museo ha reunido parte de estas obras en una exposición sobre el magnate. Otras obras que le pertenecieron han regresado a Europa; así, la escultura ''La Madonna Czernazai'' pasó al [[Museo Lázaro Galdiano]] de [[Madrid]] y la llamada ''Armadura Avant'' (la armadura completa más antigua del mundo, de 1440) se conserva en [[Glasgow]] ([[Museo Kelvingrove]]).
Hearst ocupó una posición en la [[Cámara de Representantes de Estados Unidos|Cámara de Representantes norteamericana]]. Conocida es también su apasionada historia de amor con la bella actriz [[Marion Davies]], a la que hizo benefactora de sus caprichos y trató de promocionar en el cine. De hecho, la [[leyenda urbana]] cuenta que en una fiesta privada en su yate encontró a Marion besándose con [[Charles Chaplin]], le disparó a ésteeste y, por error, mató a [[Thomas Harper Ince]] (justo en el día de su cumpleaños, de ahí la fiesta), ocultando el incidente astutamente sin que las autoridades supieran nada del asunto.
 
== Ciudadano Kane ==
De hecho, el guion es una réplica de la vida de Hearst, apenas disimulada (la palabra «''Rosebud''», que sirve de hilo conductor de toda la narración, es el apodo con el que Hearst llamaba a cierta parte íntima de Marion). La película se llamó ''[[Ciudadano Kane]]'' y Hearst, sabiendo que era acerca de su persona, hizo todo el esfuerzo posible por impedir que se estrenara, pero la [[Gran Depresión]] afectó seriamente sus negocios y eso mermó en gran medida su portentoso poder.
 
''Ciudadano Kane'', estrenada en [[1941]], está considerada por la crítica como una de las mejores películas de todos los tiempos, aunque más por sus innovaciones técnicas que por el guion (que, sin embargo, recibió el único [[Premios Óscar|Oscar]] de la película). El telefilme ''[[RKO 281]]'' describe toda la difícil evolución de la película y cómo éstaesta consiguió salir adelante. Gracias a este film se puede desvelar la naturaleza de la personalidad de Hearst.
 
Hearst fue el primero en demostrar que la prensa podía ser un terrible [[cuarto poder]] al que había que tener en cuenta en la política y en los negocios. Además, su figura como millonario comprador compulsivo ha servido de ejemplo (como, por ejemplo, en ''[[Ética para Amador]]'' de [[Fernando Savater]]) de cómo el dinero no proporciona la felicidad.<ref>Merino de Cáceres, José Miguel y Martínez Ruiz, María José, La destrucción del patrimonio artístico español. W. R. Hearst "el gran acaparador", Madrid, Cátedra, 2012</ref>