Diferencia entre revisiones de «Pinturas negras»

16 bytes añadidos ,  hace 4 años
wikificación
(Corrijo mi fallo...)
(wikificación)
La serie, a cuyos óleos Goya no puso título, fue catalogada en [[1828]] por el amigo de Goya [[Antonio de Brugada]]<ref>Han sido variadas las propuestas de título para estas pinturas. La más temprana se debe al inventario de bienes del pintor que Antonio Brugada realizó tras la muerte de Goya.{{Cita|Después de la muerte de Goya, Antonio Brugada había realizado un inventario de estas obras y había propuesto una serie de nombres para cada una de ellas, nombres, que en algunos casos, fueron completados o cambiados posteriormente por la crítica especializada.|[http://museoprado.mcu.es/aquelarre.html Museo del Prado, serie didáctica en línea «Mirar un cuadro»: ''El aquelarre''.]}}</ref> y se compone de los siguientes lienzos: ''[[Átropos o Las Parcas|Átropos]]'' o ''Las Parcas'', ''[[Dos viejos]]'' o ''Un viejo y un fraile'', ''[[Dos viejos comiendo sopa]]'', ''[[Duelo a garrotazos]]'' o ''La riña'', ''[[El aquelarre (1823)|El aquelarre]]'', ''[[Hombres leyendo]]'', ''[[Judith y Holofernes]]'', ''[[La romería de San Isidro]]'', ''[[Dos mujeres y un hombre]]'', ''[[Peregrinación a la fuente de San Isidro]]'' o ''Procesión del Santo Oficio'', ''[[Perro semihundido]]'' o más simplemente ''El perro'', ''[[Saturno devorando a un hijo]]'', ''[[Una manola: doña Leocadia Zorrilla]]'' y ''[[Visión fantástica o Asmodea|Visión fantástica]]'' o ''Asmodea''.
 
La casa de Goya, junto con las pinturas murales, pasaron a ser propiedad de su nieto Mariano Goya en 1823, año en que Goya se la cede, al parecer para preservar la propiedad de posibles represalias tras la restauración de la [[monarquía absoluta]] y la represión de liberales [[Fernando VII de España|fernandina]]. Durante 50 años la existencia de las ''Pinturas negras'' fue escasamente conocida (solo algunos críticos, como [[Charles Yriarte]] las describieron).<ref>Charles Yriarte, ''Goya, sa vie, son oeuvre'' (1867).</ref> A partir de [[1874]], y en un lento proceso que duró varios años, fueron trasladadas de [[revoco]] a lienzo por [[Salvador Martínez Cubells]] a instancias del barón [[Émile d’Erlanger]],<ref>''Cfr.'' Valeriano Bozal (2005), vol. 2, pág. 247:{{Cita|Salvador Martínez Cubells (1842-1914), restaurador del Museo del Prado y académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, trasladó las pinturas a lienzo por encargo del que en aquel momento, 1873, era propietario de la quinta, el barón Fréderic Emile d'Erlanger (1832–1911). Martínez Cubells realizó este trabajo ayudado por sus hermanos Enrique y Francisco (...)|Valeriano Bozal, ''Francisco Goya, vida y obra'' (2 vols.), Madrid, Tf. Editores, 2005, vol. 2, pág. 247, ISBN 84-96209-39-3.}}</ref> un banquero [[Francia|francés]], de origen alemán, que tenía intención de presentarlas en la [[Exposición Universal de París de 1878]]. Después, él mismo las donó, en [[1881]], al [[Museo del Prado]], donde actualmente se exponen.
 
== Las ''Pinturas negras'' en su contexto original ==
Goya adquiere esta finca a orillas del [[río Manzanares]], cerca del [[puente de Segovia]], y con vistas hacia la [[pradera de San Isidro]], en febrero de 1819. Se especula que era para poder vivir allí con [[Leocadia Zorrilla|Leocadia Weiss]], a salvo de rumores, pues estaba casada con Isidoro Weiss. Era la mujer con la que tenía una relación y posiblemente una hija pequeña, [[Rosario Weiss Zorrilla|Rosario]], de los dos niños que tenían a su cargo. Como en noviembre de ese año Goya sufre una grave enfermedad —de la que ''[[Goya atendido por el doctor Arrieta]]'' (1820) es estremecedor testimonio—, el artista pudo haber comenzado la decoración de los muros de su casa entre febrero y noviembre de 1819. Lo cierto es que las ''Pinturas negras'' fueron pintadas sobre imágenes campestres de pequeñas figuras, cuyos paisajes aprovechó en alguna ocasión, como en el ''[[Duelo a garrotazos]]''.
[[Archivo:Cabezas en un paisaje.jpg|thumb|left|150px|''Cabezas en un paisaje'' es, con probabilidad, la «decimoquinta» pintura negra, perdida posteriormente, que se conserva en la colección [[Stanley Moss]] de [[Nueva York]].]]
Si estas pinturas de tono alegre fueron también obra del aragonés, podría pensarse que la crisis de la enfermedad unida quizá a los turbulentos sucesos del [[Trienio Liberal]], llevara a Goya a repintar estas imágenes.<ref>Valeriano Bozal (2005), vol. 2, págs. 248-249.</ref> Bozal se inclina a pensar que efectivamente los cuadros preexistentes eran de Goya, debido a que solo así se entiende que reutilizara alguno de sus materiales; sin embargo, [[Nigel Glendinning|Glendinning]] asume que las pinturas «ya adornaban las paredes de la Quinta del Sordo cuando la compró».<ref name="G1993116">Glendinning (1993), pág. 116.</ref> En todo caso, la realización de las pinturas de la quinta podría datar de 1820. La fecha de finalización de la obra no puede ir más allá de 1823, año en que Goya marcha a Burdeos y cede la finca a su nieto Mariano,<ref>Arnaiz (1996), pág. 19.</ref> probablemente temiendo represalias contra su persona tras la caída de [[Rafael Riego|Riego]]. En 1830 Mariano de Goya transfiere la finca a su padre, Javier de Goya.