Abrir menú principal

Cambios

m
====Dollfuss y la democracia====
[[Archivo:DollfußGömbösMussoliniFirmaProtocolosDeRoma19340317.jpg|Firma de los [[Protocolos de Roma (1934)|Protocolos de Roma]] en marzo de 1934, acuerdo tripartito alcanzado entre [[Italia fascista|Italia]], [[Reino de Hungría (1920-1946)|Hungría]] y Austria.|miniatura]]
La abolición paulatina del sistema democrático y su sustitución por otro autoritario se debió en parte a las prioridades políticas del Dollfuss: para este, lo que consideraba bienestar del campesinado —principal clase social para el canciller y depositario de la fe católica y las tradiciones alemanas que apreciaba— era un asunto principal.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=123-124}} Cuando consideró que el sistema democrática no garantizaba este, no dudó en tratar de implantar otro.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=124}} Su visión particular de la democracia como un sistema basado en elecciones pero en las que los elegidos tenían potestad para administrar como creyesen conveniente sin cortapisas del electorado facilitó también la transición al sistema autoritario de gobierno.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=124}} Carecía asimismo de experiencia parlamentaria:{{Harvnp|Rath|1999|p=83}} nunca había sido elegido diputado ni había tenido que disputar campañas electorales y no estaba acostumbrado a las discusiones habituales tanto en estas como en las Cortes.{{Harvnp|Gulick|1948|p=1005}} De carácter soberbio en lo que se refería a su persona y a su cargo, no era buen orador ni era un destacado intelectual como algunas figuras de la oposición y de su propio partido, lo que complicaba su actuación en el Parlamento.{{Harvnp|Gulick|1948|p=1005}} Su exigua minoría parlamentaria de un voto y la fuerza de la oposición tampoco facilitaba la tarea de gobierno en una situación de grave crisis, aunque esta debilidad se debía en parte a la negativa de Dollfuss dea convocar elecciones o incluir en el Gobierno a los socialistas.{{Harvnp|Gulick|1948|p=1006}}
 
En su evolución autoritaria, el canciller contó con el decidido respaldo del representante económico de la [[Sociedad de Naciones]], que apoyó tanto la eliminación del sistema democrático como la del poder de los socialistas austriacos.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=87}} La Sociedad abandonó su anterior actitud liberal ortodoxa y permitió utilizar fondos del préstamospréstamo de Lausana para financiar proyectos gubernamentales con el fin de sostener políticamente a Dollfuss.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=87-88}} La Sociedad aprobó que gran parte del crédito de trescientos millones de chelines, que debía haberse utilizado para pagar los créditos británicos y del [[Banco de Pagos Internacionales]] y comprar deuda del Creditanstalt al Banco Nacional, se destinase a proyectos para aumentar el empleo y así reducir la oposición política a su gobierno.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=88}} La Sociedad permitió también dividir el presupuesto en una partida de gastos ordinarios y otra de extraordinarios —que en realidad se empleó realmente para ocultar el déficit estatal y en financiar los cuerpos de seguridad que sostenían a Dollfuss—.{{Harvnp|Bischof|Pelinka|Lassner|2003|p=88}}
 
El sistema autoritario y reaccionario{{Harvnp|Thorpe|2010|p=316}} implantado paulatinamente por Dollfuss contó con el apoyo tanto de la jerarquía católica austriaca como del [[Vaticano]], aunque esto no evitó disensiones y roces entre el Gobierno y estas.{{Harvnp|Thorpe|2010|p=321}} Las autoridades utilizaban a la Iglesia para inculcar los valores patrióticos y cívicos del reǵimen, sin por ello reforzar su poder.{{Harvnp|Thorpe|2010|p=321}} La evolución se vio favorecida por la dependencia del canciller de la Heimwehr, al comienzo para mantenerse el frente del Gobierno dada su debilidad en las Cortes.{{Harvnp|Zuber|1975|p=62}} La formación era, además, un instrumento de presión italiana en la política austriaca.{{Harvnp|Zuber|1975|p=62}}