Diferencia entre revisiones de «Nacionalismo»

1 byte añadido ,  hace 6 años
m
sin resumen de edición
m (Revertidos los cambios de 181.56.152.200 (disc.) (HG) (3.1.20))
mSin resumen de edición
* El principio de [[nacionalidad]]: que mantendría que cada nación debe formar su propio Estado, y que las fronteras del Estado deberían coincidir con las de la nación.
 
El término nacionalismo se aplica tanto a las doctrinas políticas como a los movimientos nacionalistas: las acciones colectivas de [[movimiento social|movimientos sociales]] y [[movimiento político|políticos]] tendentestendientes a lograr las reclamaciones nacionalistas.<ref>«Es preciso distinguir entre nacionalismo y fenómenos nacionalistas. El primero pertenece al campo de las ideas o ideologías políticas; los segundos, al ámbito de los hechos y acontecimientos históricos. Esos fenómenos se denominan “nacionalistas” porque en ellos están presentes ideas nacionalistas, pero el modo de estar presentes nunca es el mismo. La ideología nacionalista se encuentra en los fenómenos nacionalistas según grados diversos, en un tanto por ciento o en otro, con una intensidad y plenitud mayor o menor; y eso hace que lo que podamos decir del nacionalismo no se puede aplicar en la misma medida y en todos sus rasgos a todos los fenómenos nacionalistas» (CRUZ PRADOS, Alfredo, «Sobre los fundamentos del nacionalismo», en: ''Revista de Estudios Políticos, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales'', n.º 88, abril-junio 1995, p. 199; artículo disponible a través de Internet). </ref>
 
En ocasiones también se llama ''nacionalismo'' al [[sentimiento]] de pertenencia a la nación propia, algo en principio identificable con el [[patriotismo]], pero distinto si va más allá del mero sentimiento e incorpora contenido doctrinal o acción política en un sentido concreto.<ref>{{cita|Detesto toda forma de nacionalismo, ideología -o, más bien, religión- provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. Junto con la religión, el nacionalismo ha sido la causa de las peores carnicerías de la historia, como las de las dos guerras mundiales y la sangría actual del Medio Oriente. Nada ha contribuido tanto como el nacionalismo a que América Latina se haya balcanizado, ensangrentado en insensatas contiendas y litigios y derrochado astronómicos recursos en comprar armas en vez de construir escuelas, bibliotecas y hospitales.<p>
163

ediciones