Diferencia entre revisiones de «El teniente Kijé (Prokófiev)»

sin resumen de edición
[[Archivo:Kije1934.jpg|miniaturadeimagen|Cartel que anuncia la película de 1934 ''El teniente'' Kijé.]]
'''El teniente Kijé''' ({{Lang-ru|'''Поручик Киже'''}}, ''PoruchikPorúchik KizheKizhé'') de [[Serguéi Prokófiev]] se concibió originalmente como un acompañamiento musical a la [[El teniente Kijé (película)|película del mismo nombre]], producida por los estudios BelgoskinoBelgoskinó en [[San Petersburgo|Leningrado]] entre 1933 y 1934, y estrenada en marzo de ese mismo año. Constituye el primer intento de Prokófiev de componer [[música cinematográfica]], y el primer encargó que recibió de la [[Unión Soviética]] tras su exilio poco después de la [[Revolución de Octubre|Revolución de octubre de 1917.]] Posteriormente, Prokófiev adaptó la música en una [[suite]] orquestal.
 
Prokófiev había residido en París durante más de una década cuando los productores le pidieron que compusiera música para ''Kijé''. En los albores del cine sonoro, varios compositores destacados estaban deseosos de adentrarse en el novedoso campo de la música de cine, pero Prokófiev no era la elección natural. Durante sus años en el exilio su música se caracterizaba por la experimentación y la disonancia, cualidades que no concordaban con las reglas culturales predominantes del régimen [[Unión Soviética|soviético.]] Aun así, Prokófiev se estaba preparando para regresar a su patria, y consideró el encargo de la película como una oportunidad para escribir música en un estilo más popular y accesible.
== Contexto ==
=== Compositor expatriado ===
Oriundo de [[Ucrania]], [[Serguéi Prokófiev]] se graduó en el [[Conservatorio de San Petersburgo]] en 1914, y por aquel entonces ya era conocido como un compositor de vanguardia.{{sfn|Steen|2009|p=841}} Su biógrafo Israel Nestyev afirma que el [[Concierto para piano n.º 2 (Prokófiev)|Segundo Concierto de Piano]] de 1913 fue «el billete de entrada de ProkofievProkófiev a los círculos más altos de modernismo ruso».{{sfn|Nestyev|1960|p=75}}
 
Cuando la [[Primera Guerra Mundial|Primera Guerra mundial]] estalló en agosto de aquel año, Prokófiev esquivó el servicio militar, posiblemente porque era el hijo único de ununa viuda. Durante los años de guerra continúo componiendo; en mayo de 1918, en el periodo de revueltas tras la [[Revolución de Octubre]] y el comienzo de la [[Guerra Civil Rusa|Guerra Civil]], Prokófiev obtuvo permiso para viajar al extranjero, y partió con destino a América.{{sfn|Hicks: ''Grove'' biography, "USA, 1918–22" 2007}} Sus biógrafos han defendido que «no huyó del país»; sino que se embarcó en una gira de conciertos, la cual decidió prorrogar convencido de que lograría mejores perspectivas profesionales en América y Europa.{{sfn|Emerson|2004|p=155}} Permaneció en América hasta marzo de 1922, cuando decidió marcharse, estableciéndose primero en la pequeña localidad de [[Ettal]] y posteriormente, desde octubre de 1923, en París.{{sfn|Hicks: ''Grove'' biography, "Europe, 1922–36" 2007}}
 
Las autoridades soviéticas, más que tratar a Prokófiev como un fugitivo o un exiliado, eligieron considerarleconsiderarlo como un embajador general de la cultura soviética,{{sfn|Morrison|2009|pp=1–2}} y el compositor devolvió el favor al registrarse en Francia como un ciudadano de la [[Unión Soviética]][[Unión Soviética|.]] Expresó su apoyo a los desarrollos políticos de su patria natal, y se mantuvo proclive a volver a entablar relaciones con sus compatriotas.{{sfn|Hicks: ''Grove'' biography: "Contacts with the Soviet Union" 2007}} Le fue otorgado el tratamiento preferente cuando realizó su primera visita a la Unión Soviética en 1927 con el motivo de una gira de conciertos. Hubo subsiguientes visitas, y en 1930 ProkofievProkófiev se instaló en un piso en Moscú, a pesar de que París siguió siendo su casa principal. Durante este periodo de acercamiento decidió simplificar su lenguaje musical conscientemente con miras a hacerlo compatible con la concepción oficial soviética del arte.{{sfn|Hicks: ''Grove'' biography: "Contacts with the Soviet Union" 2007}}
 
===Auge de la música cinematográfica===
En los albores del [[cine mudo]], a partir de la década de 1890, las películas solían acompañarse con música en vivo, a menudo improvisada, mediante un piano o [[armonio]]. A principios del siglo XX, los cines más grandes empezaron a utilizar orquestas, que acompañaban la película con música clásica de dominio público o, de forma cada vez más frecuente, bandas sonoras originales. La partitura de la película clásica de 1916 ''[[El nacimiento de una nación]]'' de [[Joseph Carl Breil]], creada a partir de varias obras de música clásica así como de trabajo propio, supuso un hito en la historia de la música cinematográfica e inspiró a compositores importantes de la época a componer música para películas mudas. Entre ellos cabe destacar a [[Victor Herbert]] y [[Mortimer Wilson]] de Estados Unidos, a [[Darius Milhaud]] y [[Arthur Honegger]] de Francia y [[Gottfried Huppertz]] y [[Edmund Meisel]] de Alemania.{{sfn|Cooke: "Film Music" 2007}}
 
En 1927, desarrollos posteriores en la tecnología del sonido posibilitóposibilitaron la aparición de las «imágenes parlantes». Al principio, la música de acompañamiento se grababa en disco de forma separada de las imágenes, pero en dos años el sistema «Movietone» permitió capturar el sonido en la propia cinta de la película.{{sfn|Hanson 1998}} Ya era posible alinear la música con la acción en pantalla siguiendo un enfoque diegético. Los primeros en emplear este método fueron los alemanes [[Friedrich Hollaender]] y [[Karol Rathaus]], que compusieron la música para las películas ''[[El ángel azul]]'' (1930) y ''[[Karamasoff, el asesino]]'' (1931).{{sfn|Cooke: "Film Music"|2007}} En aquel entonces, en la Unión Soviética, [[DimitriDmitri Shostakóvich]] había comenzado una prolífica carrera como compositor de bandas sonoras, con las películas ''[[La nueva Babilonia]]'' (1929) y [[Alone (1931 film)|''Alone'']] (1931).{{sfn|Cooke: "Film Music"|2007}}{{sfn|Soviet era music: Shostakovich}} En 1932 los estudios cinematográficos BelgoskinoBelgoskinó, que se encontraban planificando su proyecto de la película [[El teniente Kijé (película)|''El teniente Kijé'']] recurrieron a Prokófiev para la música del filme. Prokófiev aceptó el encargo con gran entusiasmo. Este iba a ser su primer proyecto soviético y su primera incursión en la música para largometrajes.{{sfn|Robinson|1998|p=278}} La elección de Prokófiev por varias razones fue sorprendente: por aquel entonces era más conocido en el extranjero que dentro de la Unión Soviética y su fama como compositor disonante le precedía. Además, su ballet ''Le pas d’acier'' había fracasado por completo en su estreno nacional en el [[Teatro Bolshói]] en 1929.{{sfn|Jaffe|2014}}
 
==Película de 1933==
 
===Origen===
La película ''[[El teniente Kijé (película)|El teniente Kijé]]'' fue una de las primeras películas sonoras producidas en la Unión Soviética.{{sfn|Jaffe|2014}} El origen de la historia hay que buscarlo en el guion de 1927 obra del critico y novelista [[YuryYuri TynyanovTyniánov]], para el director de cine soviético [[SergeiSerguéi YutkevichYutkévich]]. Este proyecto no llegó a materializarse y TinyanovTyniánov adaptó el texto en una novela corta que se publicó en enero de 1928. A comienzos de la década de 1930, los estudios Belgoskino de Leningrado comunicaron su interés en producir la película y acudieron a TynyanovTyniánov, quien produjo un segundo guion.{{sfn|Yampolski|1998|p=193}} La historia, en palabras del biógrafo de Prokófiev, Harlow Robinson, es «una sátira de la estupidez de la realeza y el pavor particualrparticular de los rusos de desagradar a su superior».{{sfn|Robinson|1998|p=278}} Por su cuenta Prokófiev era en aquel entonces «obstinado y temeroso de caer en el academismo»;{{sfn|Howard|2015}} y la historia de Kijé era el material perfecto para un compositor con un ingenio cáustico y humor agudo.{{sfn|McBurney|2015}}
 
===Argumento===
En el palacio imperial ruso, mientras el Zar [[Pablo I de Rusia|Pablo I]] duerme plácidamente, un devaneo amoroso entre dos cortersanos culmina con un crujido que despierta al zar. Furioso, exige a sus oficiales que encuentren el culpable so pena de exilio. MientrastantoMientras tanto, un desliz de un funcionario mientras compilaba una lista de militares, resulta en la inclusión de un oficial ficticio, «el teniente Kijé». Al inspeccionar la lista al zar le llama la atención este nombre y demanda que el oficial acuda ante su presencia. Los cortesanos de palacio están demasiado aterrorrizados como para admitir el error y ante tal dilema deciden culpar a Kijé de los ruidos nocturnos mientras se les ocurre algo. El zar, al saber el culpable, decide exiliarlo a Siberia.
 
Cuando el culpable real confiesa, Kijé es perdonado por el zar y reintegrado en la corte imperial con el rango de coronel. Los cortesanos, con miedo a la reacción del zar, se ven forzados a prorrogar la farsa añadiendo éxitos a su carrera; se casa con la princesa Gagarina ‘’in abstentia’’, el zar le recompensa con tierras y dinero y finalmente es nombrado comandante de la armada. Cuando Pablo I exije la presencia de Kijé, los coresanos se sienten acorralados y le mienten diciéndole que, desafortunadamente, el General Kijé ha fallecido. Se organizá un funeral en el que recibe los honores militares más distinguidos. Cuando el parsimonioso zar exije la devolución de la fortuna de Kijé, le mienten de nuevo al decirle que el dinero se lo había gastado en lujos, cuando de hecho lo han robado ellos. El zar lo tacha de ladrón y lo degrada póstumamente de general a soldado raso.
Usuario anónimo