Diferencia entre revisiones de «Hermano Adriano»

72 bytes añadidos ,  hace 6 años
sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Sin resumen de edición
[[Archivo:Hermano adriano-mba-cordoba.JPG|thumb|''Calvario'', óleo sobre lienzo, 213 x 143 cm, [[Museo de Bellas Artes de Córdoba]].]]
El '''Hermano Adriano''' (m. [[Córdoba (España)|Córdoba]], [[1604]]), fue un [[Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo|carmelita descalzo]] y pintor [[manierista]] activo en [[Córdoba (España)|Córdoba]], es una figura todavía enigmática, identificable quizá con el pintor [[Países Bajos Españoles|holandés]] '''Adrián León''' que trabajó al servicio del obispo Francisco Reinoso y en 1602 ingresó como novicio en el convento de San Roque de Córdoba, donde adoptó el nombre de Adrián de la Virgen. Murió en él en 1604.
 
== Biografía ==
Es una figura todavía enigmática, identificable quizá con el pintor [[Países Bajos Españoles|holandés]] '''Adrián León''' que trabajó al servicio del obispo Francisco Reinoso y en 1602 ingresó como novicio en el convento de San Roque de Córdoba, donde adoptó el nombre de Adrián de la Virgen. Murió en él en 1604.
 
[[Francisco Pacheco]], en una relación de religiosos que hicieron compatible su vocación religiosa con la pintura, hizo mención de un «Adriano, donado de los descalzos carmelitas, valiente pintor que vivió y murió en Córdoba».<ref =Pacheco>Pacheco, p. 220.</ref> Lo recordaba el cordobés [[Antonio Palomino]], que le dedicó una breve biografía anotando la existencia en el convento de los carmelitas de numerosas pinturas suyas, y «especialmente una de Cristo Crucificado en la antesacristía de aquel convento, acompañado de su Madre Santísima, San Juan y la Magdalena, y otras figuras de más de medio cuerpo, siguiendo la manera de Rafael Sadeler, a que fue muy aficionado»,<ref =Palomino>Palomino, p. 144.</ref> cuadro de acentuado y algo seco dibujo ahora conservado en el [[Museo de Bellas Artes de Córdoba]]. También le atribuía Palomino una ''Magdalena'' «que parece de Ticiano» y aún se tendrían muchos más cuadros suyos —decía— si no fuera por la desconfianza que tenía en sí mismo, por la que borraba o destruía todo lo que pintaba a menos que se le pidiese por las ánimas del [[Purgatorio]] de las que era muy devoto.<ref =Palomino>Palomino, p. 145.</ref> Habría fallecido, según Palomino «en edad crecida», en 1630.