Abrir menú principal

Cambios

17 bytes añadidos ,  hace 3 años
m
correcciones menores
Le interesó el cine desde su adolescencia, especialmente las películas de [[Georges Méliès]], por sus efectos especiales; y más tarde las del actor y director [[Paul Wegener]], hoy recordado por sus dos versiones de ''[[Golem (película)|Der Golem]]''. En 1915, la joven asistió a una conferencia de Wegener y quedó entusiasmada ante las posibilidades del cine de animación.
 
Consiguió convencer a sus padres para que le permitieran entrar en el grupo de teatro de [[Max Reinhardt]], al que pertenecía Wegener (1916-17). En un intento de llamar la atención de su héroe, distante y muy ocupado, se dedicó a confeccionar las siluetas de los otros actores del grupo en sus respectivos papeles. Logró el efecto deseado, y pronto empezó a trabajar con Wegener, realizando siluetas para los rótulos intercalados de las películas: ''Rübezahls Hochzeit'' ("La boda del gigante RuebezahlsRuebezahl", 1916) y ''Der Rattenfänger von Hameln'' ("El flautista de Hamelín", 1918); así como los decorados y accesorios de la película ''Die schone prinzessin von China'' ("La bella princesa de China", 1916).<ref>{{cita libro|título=Dossier Lotte Reininger|editorial=Dicrefilm, S.A|apellido-editor=Sonlleva|nombre-editor=Rita|ubicación=Madrid|año=1987|páginas=11-12}}</ref>
 
Gracias al éxito de su trabajo y a la recomendación de Wegener, consiguió ser admitida en el Institut für Kulturforschung (Instituto de Innovaciones Culturales), un estudio [[Berlín|berlinés]] dedicado a las películas de animación experimentales. Allí realizó su primera película de siluetas, ''Das Ornament des verliebten Herzens'' ("El ornamento del corazón enamorado", 1919). En dicho estudio conoció también a [[Carl Koch]], con el que se casaría en 1921, y que colaboraría con ella en casi todas sus películas.
En 1923, se le presentó una oportunidad única. El banquero Louis Hagen, admirador de su obra, le ofreció financiarle un largometraje, que realizaría en un estudio construido encima de su garaje, cerca de su casa de [[Potsdam]]. El resultado fue ''[[Las aventuras del príncipe Achmed|Die Abenteuer des Prinzen Achmed]]'' ("Las aventuras del príncipe Achmed"), terminado en 1926, el más antiguo largometraje de animación que se conserva,<ref>El más antiguo largometraje de animación realizado es ''El Apóstol'' (1917), del argentino [[Quirino Cristiani]], que se ha perdido, pero que según testimonios de la época tenía una hora de duración </ref> con una trama que es un [[pastiche]] de varias historias relacionadas con ''[[Las mil y una noches]]''. La película tuvo éxito tanto de crítica como de público, Reiniger se anticipó en una década tanto a [[Walt Disney]] como a [[Ub Iwerks]] en utilizar la [[cámara multi-plano]] para ciertos efectos. Además de contar con las siluetas de Reiniger como actores del film, la obra se beneficiaba de los oníricos decorados de [[Walter Ruttmann]], que había colaborado con Reiniger en la secuencia antes citada de ''Die Nibelungen'', y de la música de Wolfgang Zeller. Algunos efectos adicionales corrieron a cargo de Carl Koch y [[Berthold Bartosch]].
 
El éxito de ''Die Abenteuer des Prinzen Achmed'' dio a Reiniger la oportunidad de realizar el mediometraje ''Doktor Dolittle und seine Tiere'' ("El doctor Dolittle y sus animales", 1928) basada en la primera de las novelas de la serie dedicada al personaje por el autor inglés de literatura infantil [[Hugh Lofting]]. La música fue compuesta en esta ocasión por [[Kurt Weill]], [[Paul Hindemith]] y Paul Dessau.
 
Un año más tarde, Reiniger codirigió, con [[Rochus Gliese]], su primera película de imagen real, ''Die Jagd nach dem Glück'' ("La búsqueda de la felicidad", 1929), un relato sobre una compañía de teatro de siluetas. En la película interpretaban papeles [[Jean Renoir]] y Berthold Bartosch, e incluía una representación de siluetas de 20 minutos, diseñada por Reiniger. Por desgracia, el filme se terminó cuando el sonido acababa de llegar a Alemania, y su estreno tuvo que demorarse hasta 1930 para añadir las voces de los actores. El doblaje fue tan malo que terminó por arruinar la película. Reiniger proyectaba un tercer largometraje, basado en la ópera de [[Maurice Ravel|Ravel]] ''L'Enfant et les Sortilèges'', pero no consiguió hacerse con los derechos de la obra.
31 185

ediciones