Abrir menú principal

Cambios

19 bytes añadidos ,  hace 3 años
Sin embargo, algunas operaciones fueron inefectivas debido a los ineficientes sistemas de entrega, usando insectos portadores de enfermedades más que dispersando el agente como una nube de aerosol. Se estima que 400,000 chinos murieron como resultado directo de las pruebas de armas biológicas en los campos japoneses.
 
Durante los [[Juicios de Crímenes de Guerra de Jabárovsk]] los acusados, tales como el General Mayor [[Kiyashi Kawashima]], testificaron que desde 1941 unos 40 miembros de la Unidad 731 arrojaron desde el aire pulgas contaminadas con peste en [[Changde]]. Estas operaciones causaron brotes epidémicos de peste.
 
Algunos otros acontecimientos testifican civiles japoneses infectados a través de la distribución de víveres, tales como bolas de masa guisada y vegetales, contaminados con peste. Hay incluso reportes de suministros de agua contaminados. Tres veteranos de la Unidad 731 testificaron, en una entrevista en 1989 a Asahi Shimbun, que ellos fueron parte de una misión para contaminar el río Horustein con tifoidea cerca de las tropas soviéticas durante la batalla de Jaljin Gol.
En respuesta a las armas biológicas desarrolladas en Japón, y al momento sospechado en Alemania, los Estados Unidos, el Reino Unido, y Canadá iniciaron un programa de desarrollo de Armas Biológicas en 1941 que resultaron en la armamentización de tularemia, ántrax, brucelosis, y la toxina de botulismo.
 
El centro de la investigación sobre Armas Biológicas para la milicia de los EE.UU. fue [[Fort Detrick]], Maryland, donde la [[USAMRIID]] estiene actualmente su base; el primer director fue el ejecutivo farmacéutico [[George Merck]]. Algunas investigaciones y pruebas de armas biológicas y químicas fueron incluso conducidas en los “Campos“[[Campos de Prueba Dugway”Dugway]]” en Utah, como un complejo de manufacturación de municiones en Terre Haute, Indiana, y en un tracto en Horn Island, Misisipi.
 
Muchos de los trabajos británicos fueron llevados a cabo en Porton Down. Las pruebas campestres llevadas a cabo en el Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial dejaron la isla Gruinard en Escocia contaminada con ántrax por los próximos 48 años.
Usuario anónimo