Abrir menú principal

Cambios

→‎Consecuencias: esa frase no tiene ningún sentido ni ninguna fuente.
La inflación acrecentó las dudas sobre la eficacia de las instituciones liberales, especialmente entre la [[clase media]] que había perdido gran parte de su riqueza al ser ésta expresada en depósitos bancarios y bonos gubernamentales, víctimas de las peores devaluaciones. Asimismo, produjo un fuerte resentimiento hacia los banqueros alemanes y los especuladores, muchos de ellos [[judío]]s, a los que el gobierno y la prensa culparon de la inflación.<ref>''Mein Kampf'' ''("My Struggle")'', Adolph Hitler (originally 1925-1926), Reissue edition (September 15, 1998), Publisher: Mariner Books, Language: English, paperback, 720 pages, ISBN 0-395-92503-7</ref> La prosperidad de los especuladores en metales preciosos e inmuebles, y la ruina financiera de los ahorristas que conservaban dinero en efectivo, hizo que éstos últimos empezaran a perder la fe en los mecanismos de la [[democracia]] y el [[capitalismo]], que no habían podido protegerlos del desastre.
 
La hiperinflación tuvo un impacto significativo sobre la cultura alemana. Al respecto, Bernd Widding (2001), observa que valores liberales como la frugalidad, el ahorro de dinero y la confianza interpersonal, se hicieron añicos. Según Bidding (2001), se dio paso a una sociedad de tipo “perro-come-perro”, que beneficiaba a los usureros, contrabandistas, arrendatarios de apartamentos y comerciantes al por menor, por ser los únicos sectores económicos que podían explotar la demanda de alimentos y vivienda para la debilitada clase media alemana. Igualmente, con la pérdida de ingresos en los hogares, las mujeres se liberaron sexualmente como un modo de asimilar la situación económica de sus maridos.
 
Lo que demuestra la hiperinflación en la República de Weimar, es que la pérdida de confianza en los medios convencionales de intercambio económico rompe con el orden social. De esa manera, el desmoronamiento del sistema monetario modificó el horizonte temporal de los alemanes (su preocupación por el presente es mayor que por el futuro) por lo que valores que son funcionales a la estabilidad económica como el ahorro, el préstamo y el crédito, pierden sentido. Por eso, se llegó a calificar a la generación afectada por la hiperinflación, como unos aventureros, que serían la base del reclutamiento de las Fuerzas Militares que acompañaron las políticas expansionistas del Tercer Reich.
Usuario anónimo