Abrir menú principal

Cambios

25 bytes añadidos ,  hace 2 años
sin resumen de edición
Pero la ruptura también movilizó a los regalistas, empezando por el obispo [[Francisco Solís Hervás|Francisco Solís]] que escribió un ''Dictamen que de Orden del Rey dio el Illmo. Sr. D. Francisco Solís, Obispo de Córdoba y [[Virrey]] de Aragón en el año 1709 sobre los Abusos de la Corte Romana por lo tocante a las [[Regalía]]s de S.M. y Jurisdicción que reside en los Obispos'', en el que defendió la independencia de los obispos respecto de Roma, al ser consagrados [[iure divino]], lo que les permitía convocar [[concilio]]s —siguiendo, pues, los principios del [[episcopalismo]] y del [[conciliarismo]]—, y señalando además al centralismo romano como la principal causa de la decadencia de la Iglesia. Así propone, siguiendo el ejemplo de los [[Concilios de Toledo]] de la época [[visigodos|visigoda]], que el rey convoque un concilio de todos los obispos españoles que apruebe las medidas necesarias para llevar a cabo la reforma eclesiástica.<ref>{{cita libro|nombre=Antonio|enlaceautor=|título=La cultura española en la Edad Moderna|url=|fechaacceso=|año=2004|editorial=|isbn=|editor=|ubicación=|página=|páginas=509|idioma=|capítulo=|cita=|nombre2=Pablo|apellido=Mestre|apellido2=Pérez García}}</ref> Con esta última propuesta, Solís defiende seguir el ejemplo del [[galicanismo]] y en su escrito alaba la [[Pragmática Sanción de Bourges]]:<ref>{{cita libro|nombre=Antonio|enlaceautor=|título=La cultura española en la Edad Moderna|url=|fechaacceso=|año=2004|editorial=|isbn=|editor=|ubicación=|página=|páginas=510|idioma=|capítulo=|cita=|nombre2=Pablo|apellido=Mestre|apellido2=Pérez García}}</ref>
{{cita|Esta práctica de convocar los monarcas los Concilios Nacionales para examinar los abusos y reparar la disciplina se halla ejecutoriada en España desde su primer rey [[Recaredo]]... [En] los Concilios Toledanos, interesaron los reyes godos su real autoridad en el restablecimiento de la disciplina y observancia de las inmaculadas leyes de la iglesia}}
[[Archivo:MacanaznuevaplantaMelchor Rafael de Macanaz (Museo del Prado).jpg|thumb|[[Melchor Rafael de Macanaz]], aparece retratado con el plano de la [[Colonia de San Felipe]] que se tenía que edificar sobre la destruida [[Játiva]].]]
El rey francés [[Luis XIV]] medió en el conflicto y consiguió reunir en París a un representante del papa y a un representante de su nieto Felipe, [[José Rodrigo y Villalpando|Rodrigo de Villalpando]], futuro [[marquesado de la Compuesta|marqués de la Compuesta]], quien recibió una instrucciones estrictas redactadas por el recién nombrado [[fiscal (funcionario)|fiscal]] del [[Consejo de Castilla]] [[Melchor de Macanaz]], un declarado regalista. El documento recibió el nombre de ''Pedimento'' y constituye uno de los documentos capitales del regalismo hispano. En él Macanaz defiende que en el campo de la «fe y de la religión se debe ciegamente seguir la doctrina de la Iglesia» pero que en los aspectos temporales el poder civil tiene plena autonomía —una propuesta muy cercana al modelo de la [[Iglesia galicana]]—. Sin embargo, el ''Pedimento'', entre otras razons, le acabaría costando el destierro a Macanaz pues fue denunciado ante la Inquisición y perdió la protección del rey al caer su principal valedora en la corte la [[princesa de los Ursinos]] a causa de la llegada de la nueva reina [[Isabel de Farnesio]]. Como han señalado Antonio Mestre y Pablo Pérez García, con el destierro de Macanaz "la corriente regalista sufría un terrible golpe, pero también desaparecía un proyecto reformista de largo alcance. Porque Macanaz pretendía una reforma de la enseñanza universitaria muy renovadora y ambiciosa... y el control del tribunal del [[Santo Oficio]] de la Inquisición por parte del gobierno civil".<ref>{{cita libro|nombre=Antonio|enlaceautor=|título=La cultura española en la Edad Moderna|url=|fechaacceso=|año=2004|editorial=|isbn=|editor=|ubicación=|página=|páginas=510-512|idioma=|capítulo=|cita=|nombre2=Pablo|apellido=Mestre|apellido2=Pérez García}}</ref>