Diferencia entre revisiones de «Zonga, el ángel diabólico»

 
== Comentarios ==
Entre 1957 y 1958 Juan Orol implentó una intensa campaña publicitaria en los medios impresos para dar a conocer entre el público mexicano a su tercera musa, la voluptuosa cubana María Esquivel. Con su nuevo amor en el papel estelar, Orol filmó varias películas, siendo la de mayor repercusión en su momento la titulada ''Zonga, el ángel diabólico'', cuyo argumento se inspiró en ''¡Tabú!'', la historieta original de de Guillermo de la Parra, quien retomó el efectivo esquema de un científico blanco que se enfrenta a las fuerzas naturales (la selva exótica y quinesquienes la habitan) y sobrenaturales (la brujería), encarnadas en una hermosa nativa. Aquí la selva termina por dominar al hombre blanco; la brujería primitiva se impone a la medicina, y finalmente, el deseo en estado puro termina por aniquilar la conciencia. La conclusión lógica es la muerte de la protagonista. El director sentía gran atracción por el tema de las mujeres exóticas, en varias de sus cintas las protagonistas son nativas de lugares paradisíacos, acechadas por un “fuereño” y un nativo. Aunque con distinto final -unas veces sufren algún castigo, otras encuentran el amor- el realizador exploraexploró el tema en ''[[Embrujo antillano]]'' (1946) y ''[[Tania, la bella salvaje]]'' (1947).
De fuerte contenido erótico para la época, ''Zonga'' tiene secuencias de un aberrante [[sadomasoquismo]]. Baste citar aquella escena en la que la protagonista dice al médico blanco (Víctor Junco): ''¡Pégame, pégame brujo, ya que no quieres acariciarme!'', a lo que el “civilizado” galeno respondía con tremendas cachetadas, rompiéndole la boca (en un agudo contrapicado para enfatizar la situación de desventaja).
 
88 666

ediciones